DÍA DEL NIÑO 2018

Y Jesús, mirándolos, les dijo: “…Pero al que escandalice a uno de estos pequeños, más le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y le hundan en lo profundo del mar. Porque yo les aseguro que sus ángeles están viendo continuamente el rostro de mi Padre que está en los Cielos” (Mateo, 18 y ss.).

En 1959 la Asamblea General de la ONU aprobó la Declaración Universal de los Derechos del Niño, y sugirió a todos los gobiernos que celebraran el “Día del niño”. En Chile lo celebramos cada segundo domingo del mes de agosto.

La Asamblea de las Naciones Unidas aprobó la Declaración de los Derechos del Niño el 20 de noviembre de 1959 y, exactamente 30 años más tarde, en 1990, aprobó la Convención sobre los Derechos del Niño.

En esta oportunidad queremos rendir un homenaje a todos los niños y niñas que han muerto a manos de sus propios padres o han sido víctima de abusos o torturas, por situaciones de guerra o por organismos o agentes del Estado o agentes pastorales o eclesiásticos, que se supone debieron brindarles amor y protección.

Historia del tema “Tears in Heaven”:

Detrás de la canción “Tears in heaven“, del cantante y compositor británico, Eric Clapton, hay una trágica historia, la cual lo inspiró a componer una de las 500 mejores creaciones de todos los tiempos. En sus estrofas, Clapton le canta a la memoria de su hijo Conor de cuatro y medio años de edad, quien el 20 de marzo de 1991 falleció al caer accidentalmente del piso 53 de un rascacielos en Manhattan, Nueva York. Según informaron, la ventana del edificio de la que descendió debía estar cerrada.

Además, la melancolía inundó el alma de Eric Clapton al recibir en el funeral una carta de su hijo en la que él manifestaba cuánto lo amaba y extrañaba; esta nota fue escrita poco tiempo antes del accidente.

Nueve meses después del deceso, Eric Clapton y el norteamericano Will Jennings, conocido por su composición My Heart Will Go On (el tema de la película Titanic), escribieron los versos que reflejaban su gran tristeza por la pérdida de su pequeño, el difícil proceso de resignación y sobre un posible encuentro padre e hijo en el cielo.

Publicado por

Patricio Rebolledo Schmidt

Patricio Rebolledo Schmidt

Concluida su enseñanza media ingresó en el año 1976 a la carrera de Ingeniería Comercial, en la Universidad de Chile sede Viña del Mar, ubicada en 7 Norte con Pasaje La Paz. Luego de cursar dos años, se desilusionó de la carrera por el marcado acento neoliberal de la misma, que privilegiaba lo que se denominaba en ese entonces el laissez faire, l expresión francesa que significa «dejen hacer», refiriéndose a una completa libertad en la economía: libre mercado, libre manufactura, bajos o nulos impuestos, libre mercado laboral y mínima intervención de los gobiernos. En la búsqueda personal de una vocación más humanista y cristiana, Ingresó en el año 1978 en el Pontificio Seminario Mayor "San Rafael" de Valparaíso, siguiendo un impulso por estudiar la carrera sacerdotal. Egresó de dicho centro de estudios sin ordenarse sacerdote el año 1986. Dichos estudios marcaron en él una profunda convicción cristiana y un gran amor por la Iglesia. 1980: Bachiller en Filosofía, Universidad Católica de Valparaíso 1984: Profesor de Teología, Universidad Católica de Valparaíso 2002: Postítulo en Informática Educativa, Universidad de Los Lagos, Osorno 2005: Postítulo en Mediación Familiar, Universidad de La Frontera, Temuco 2012: Postítulo en Mediación Familiar, Universidad Católica del Norte 2014: Magíster en Mediación Familiar, Universidad de Aconcagua 2016: Alumno de Magíster en Resolución Colaborativa de Conflictos, Universidad Católica de Temuco.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*