La Corte de Apelaciones de Rancagua considera admisible Recurso de Protección de mediador

Recurso de Protección y Orden de No innovar

A horas de cerrarse el actual proceso, la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Rancagua consideró admisible un recurso de protección presentado por mediador Hugo César Meza Domínguez, de la VI región, quien fue rechazado en Evaluación Psicolaboral, y ordena a Seremi de Justicia de la VI región no innovar en actual proceso de licitación para mediación familiar por el periodo 2018-2022 en esa zona .-

La licitación pública de servicios de mediación familiar de toda la VI Región se encuentra suspendida.

Concurso de belleza que cambió la historia de Sarajevo

“Miss Sarajevo” es el único single del álbum Original Soundtracks 1, un disco que la banda irlandesa de rock U2 publicó bajo el nombre de “Passengers” en colaboración con Brian Eno.

Fue compuesta por Bono, vocalista de U2 e interpretada por él junto a Luciano Pavarotti. Esta canción también apareció en el álbum recopilatorio de U2 The Best of 1990-2000, y en la edición de DVD incluye un documental llamado Missing Sarajevo.

En esta foto tomada el viernes 16 de marzo de 2012, la bosnia Inela Nogic, una madre de 37 años y madre de dos hijos, que había sido elegida la reina de belleza del asediado Sarajevo en 1993, en el lugar donde recibió su corona, recordando recuerdos agridulces de la época más difícil en la historia de su ciudad. Los corazones se derritieron en todo el mundo cuando, en lugar de llorar lágrimas por la “paz mundial” cuando fue coronada Miss Besieged Sarajevo, Inela Nogic, de 17 años, dobló una pancarta que decía: “No dejen que nos maten”. El desfile que desafía a la guerra refleja el carácter de las 380,000 personas que continuaron simulando la vida normal de la ciudad a pesar del bombardeo diario y disparos de francotiradores en el asedio militar de los serbios de Bosnia que comenzó en 1992 (AP Photo / Amel Emric).

No dejen que nos maten

¿Por qué el video comienza con personas que van corriendo?

Porque hay francotiradores enemigos apostados en edificios que tiran a matar a cualquiera que se cruce por la calle, no importa si es hombre, mujer o niño.

La Guerra de Bosnia o Guerra de los Balcanes tuvo lugar entre 1992 y 1995, como consecuencia, entre otros factores, de la desintegración de Yugoslavia. Murieron alrededor de 100.000 personas y casi dos millones debieron dejar sus hogares. De las víctimas fatales, el 65% fueron bosnios musulmanes.

Durante el conflicto, Sarajevo vivió el sitio más largo de la historia. Fue allí, en el centro del conflicto, donde un grupo de jóvenes decidieron clamar por sus vidas a través de un concurso de belleza. Había que llamar la atención del mundo, había que seguir viviendo. Y fue desde la estética que se vio el horror y la resistencia.

Miss Sarajevo 1993 fue el concurso que dio nombre al documental que armó Bill Carter con el material filmado durante la guerra, y también se convirtió en una famosa canción grabada por U2 en colaboración con Brian Eno y Luciano Pavarotti. El certamen tuvo gran repercusión mundial y sumó presión para poner fin al sitio de la ciudad.

Recordemos que en Sarajevo comenzó la Primera Guerra Mundial, cuando el 29 de junio de 1914, el archiduque Francisco Fernando, de Habsburgo, heredero del trono del imperio austrohúngaro fue asesinado en dicha ciudad. Por lo visto, constituyen una raza belicosa.

Miss Sarajevo fue una acto de esperanza. Fue un grito de auxilio que surgió desde un sótano y que, en el medio de la guerra, encontró en la belleza la excusa para hacerse escuchar.

Los 10 errores más comunes de los mediadores

10 ERRORES DE LOS MEDIADORES

En mediación, el/la profesional influye, sólo por el hecho de estar, ya que al entrar en el terreno de juego, rompe la dinámica que hay entre las partes. Sin embargo, para que el proceso de mediación sea constructivo y útil para las partes en conflicto, la persona mediadora, deberá prestar atención y corregir algunos errores comunes. A continuación dos mostramos 10 errores que la personas mediadoras deben evitar.

1. Hacer demasiadas preguntas

Sabemos que las técnicas indagativas, entre ellas, las preguntas, son fundamentales en mediación. Hay que recoger el máximo de información posible y asegurarse de estar captando correctamente el mensaje. Sin embargo, cuando nos excedemos con las preguntas, corremos el riesgo de convertir el proceso de mediación en un interrogatorio.

2. No respetar los silencios

Los silencios que surgen en mediación resultan útiles para que las partes tengan ocasión de pensar en lo que quieren decir, reflexionar mejor sus respuestas, etc. Además, estos silencios y forma en la que se rompen, nos dan información valiosa acerca de las personas que acuden a resolver sus conflictos.

Sin embargo, cuando la incomodidad que genera soportar el silencio lleva a la persona mediadora a romperlo, o cuando, mientras alguna de las partes habla, el/la profesional está preparando la siguiente pregunta o comentario, en esos momentos, está más pendiente de su propio diálogo interno que del discurso que se genera en el proceso y, por tanto, la escucha no está siendo profunda ni real.

3. Posicionarse

En el proceso de mediación, los relatos que traen las partes están cargados de emociones que la persona mediadora debe gestionar, para evitar que estas le lleven a involucrarse más de lo que corresponde o a posicionarse por alguna de las partes.

La imparcialidad y la neutralidad, son dos principios fundamentales de la mediación. Por tanto, debemos evitar cuestiones como “sentir pena por una de las partes”, para poder atender realmente la historia que nos traen y ayudarles a buscar soluciones sostenibles.

4. Forzar la reconciliación

Debemos recordar que la voluntariedad es un principio básico de la mediación. Forzar a las partes a tener un encuentro cuando no es un buen momento o empujarlas para alcanzar acuerdos, no facilita que estos puedan sostenerse en el tiempo y podría agravar la historia de conflicto o facilitar la escalada en el mismo.

5. Juzgar lo que las partes dicen o hacen

La mediación debe producirse en un espacio libre de juicio, por tanto, la persona mediadora deberá prestar atención a su actitud para evitar hacer juicios durante el proceso. Además, debe esforzarse en evitar y romper los juicios que las personas hacen de la otra parte con el fin de centrarse en la búsqueda de soluciones constructivas.

6. Utilizar un lenguaje muy técnico

En mediación nos encontramos con muchas personas, de condiciones muy distintas y diferentes capacidades, por tanto, deberemos adaptar nuestro lenguaje para facilitar que comprendan el proceso y asegurarnos de que entienden el mensaje.

7. Minimizar el problema

 

Recordemos que la persona mediadora no debe juzgar a las partes, ni la historia que estas traen. Por tanto, es imprescindible evitar cuestiones como minimizar el problema para quitarle importancia o engrandecerlo y darle una importancia de mayor dimensión de la que tiene. Las personas necesitan ser escuchadas y entendidas, no necesitan nuestra opinión. Y aunque la quisieran, no es nuestra labor dársela.

8. Infantilizar a las partes

La mediación debe permitir a las partes alcanzar por si mismas un acuerdo. Son las partes las que tienen el poder de decisión en el proceso de mediación, y son ellas las que deben buscar una solución al conflicto, por tanto, infantilizarlas y quitarles esa capacidad que realmente tienen, está lejos de ser una buena idea.

9. No respetar la confidencialidad

La discreción en el proceso de mediación es un factor determinante para facilitar que las partes se animen a ser autónomas para resolver cualquier dificultad. Por ello, la confidencialidad en el proceso debe ser una garantía a transmitir a las personas y respetarla.

10. Descuidar el espacio de la mediación

 

Debemos recordar que, en mediación, las personas acuden para gestionar o construir soluciones a temas que generan un fuerte impacto en sus vidas, que conllevan dificultades o situaciones de tensión. Por ello, la persona mediadora deberá facilitar a las partes un espacio cálido y cómodo para que puedan abrirse libremente y hablar de estas dificultades.

Como personas mediadoras, somos responsables del proceso de mediación, jamás del conflicto ni, por supuesto, de su resultado. Nuestra labor se centra en despertar posibilidades en las personas para construir soluciones y abordar el conflicto de forma autónoma y adulta.

Tomado de: Fundación Gizagune 17/05/2017

Los conflictos con pueblos originarios a través de la música

En 1987 la banda sueca Europe lanzó el tema “Cherokee”, tema inspirado en la historia del pueblo originario americano de los Cherokee, que habitaban el territorio actual de los estados de Alabama, Georgia, Kentucky, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Tennessee y Virginia en el sudeste de los Estados Unidos. Con posterioridad, la mayoría de los cherokees fueron forzados a trasladarse a la meseta Ozark (Oklahoma), donde conviven en la actualidad con el reconocimiento de nación Cherokee.

Los padecimientos de este pueblo originario de los Estados Unidos son bastante similares a los soportados por los pueblos originarios de América del Sur, por parte de los estados dominantes.

Cuando niños, íbamos al cine de barrio a ver películas del oeste norteamericano, y nos emocionábamos, aplaudíamos y nos alegrábamos de ver cómo el “jovencito” mataba a un indio, al que los medios hacían aparecer como “los malos”.

Por tal razón, compartimos este tema del grupo Europe, que nos visitó por primera vez en 1990 y luego en 2018, en ambas oportunidades en el Festival de la Canción de Viña del Mar.

 

Resultados de la Evaluación Práctica de Mediación

Resultados Evaluación Práctica de Mediación

Estadística:

Total inscritos: 474

No asistieron:     30

Rindieron la evaluación práctica:  444

Porcentaje obtenido:

36,84 a 50,07=    4

51,04 a 59,97=  29

60,14 a 69,86=112

70,31 a 79,86=163

80 a 89,65=      122

91,15 a 162=      14

TT=                   444

Los conflictos de pareja a través de las canciones

Análisis de la canción “Valiente”, del dúo argentino “Pimpinela”

<span style="font-size: 8pt;">Patricio Rebolledo Schmidt Magíster en Mediación Familiar, UAC</span>   Patricio Rebolledo Schmidt

  Magíster en Mediación Familiar, UAC

                           “ Valiente”
No eres capaz ni siquiera de dar un minuto de amor, 
Tu estúpido orgullo ha hecho creerte un ser superior, 
Que no necesita de nada ni nadie que lo haga sentir, 
Que piensa que sabe todo de la vida y no sabe vivir… 

No pido ni debo dar cuentas a nadie yo soy como soy,   la puerta está abierta, te vas o te quedas, es tu decisión… 

Tú eres de esos 
que creen que hablar fuerte es tener la razón, 
Eres un cobarde, pequeño, inseguro, hombre de cartón… 
Y tú te crees, valiente… 
Porque pegas un grito y me haces callar delante de la gente, 
Valiente, y a la hora de amarte quieres escapar, 
Falso amante ardiente… 
Tú te sientes, valiente… 
Porque a tus amigos les cuentas historias que ni te las crees, 
Valiente, y te tiemblan las piernas cuando una mujer, 
Te pide lo que no tienes… 

No quiero escucharte, ya ha sido bastante, 
soy yo el que me voy, 
Veremos ahora que te quedas sola si sirvo o no… 

No me hagas reír, termina la farsa, eres un mal actor, 
O no te das cuenta, que hasta para irte te falta valor…? 

Y tú te crees, valiente… 
Porque pegas un grito y me haces callar delante de la gente, 
Valiente, y a la hora de amar te quieres escapar, 
Falso amante ardiente… 
Tú te sientes, valiente… 
Porque a tus amigos les cuentas historias que ni te las crees, 
Valiente, y te tiemblan las piernas cuando una mujer, 
Te pide lo que no tienes..
Valiente, Valiente

Fuente: Quedeletras.com

Muy  buen tema del dúo Pimpinela,  un dúo musical compuesto por dos hermanos argentinos Lucía Galán(23 de mayo de 1961) y Joaquín Galán (21 de julio de 1955). Pimpinela ha editado 22 discos por los que han recibido 85 discos entre oro, platino y diamante. Han vendido más de 23 millones de discos en todo el mundo. Sus temas cuentan con versiones en inglés, italiano y portugués. También han ganado numerosos reconocimientos nacionales e internacionales y su música ha llegado a toda LatinoaméricaEuropa,Estados UnidosCanadá y Marruecos. (Wikipdia).

Personalmente me gustan mucho sus temas, como: “A esa”, “La familia”, “Pega la vuelta”, “Madre” y tantas otras.

El tema que analizamos aquí, “Valiente”, nos enseña mucho sobre la conflictividad de la relación de pareja. Lo que canta ella esta en color azul, lo que canta él lo he puesto en color rojo.

Hago el siguiente análisis: como es posible apreciar en la letra de la canción, de un total de doscientas cincuenta y siete palabras, el hombre expresa sólo cuarenta y siete palabras, en tanto que la mujer expresa doscientas diez palabras; y en las dos estrofas que dice el hombre, se maneja en un tono eminentemente defensivo y evasivo.

Se dice que la mujer habla más que el hombre. ¿Mito o realidad?.  Dedicaremos una página aparte sobre el tema, pero en principio, parece que ellas nos ganan en lenguaje.

Por lo menos en este tema musical, se aprecia claramente que en el hombre falta la habilidad de autoexpresión, es decir, el varón del tema carece de una habilidad importante para la vida en pareja y en general, para toda relación interpersonal; él es incapaz de comunicar sus verdaderos sentimientos, no sabemos si está enamorado de otra mujer, no sabemos qué es lo que siente, qué es lo que le sucede. Todo lo anterior desconcierta a su pareja, causa frustración en ella y la relación se deteriora gravemente. Sería una de las causas de la ruptura.

También podemos apreciar: cansancio, aburrimiento y falta de estimulación. Estamos frente a una pareja aburrida, en la cual ya no se significan nada el uno para el otro; la mujer percibe la sensación que esta situación ya no será modificada en el tiempo; por su parte el hombre no está seguro de nada, no sabe si se irá del hogar él primero o debe ser ella quien debe irse de la casa.

Por otra parte la dama no se siente con ganas de apoyarlo o de subirle la autoestima a su pareja, porque ya han escalado bastante en la espiral de una relación conflictiva en la pareja; por el contrario le humilla en su condición de hombre machista y gritón, le echa en cara su inseguridad y le dice que es un farsante, que esconde su mala relación con historias que le cuenta a sus amigos.  Como reflexión personal me salta la duda si los hombres cuentan aventuras que no han vivido, y tal vez las mujeres viven aventuras que no cuentan ¿?.

En todo caso creo que esta situación podría darse a la inversa; también la mujer puede ser insegura, gritona, y con ganas de irse con otro.

Pero aquí no queda claro si el hombre está enamorado de otra o no; en todo caso, estamos frente a una pareja donde además se han roto las reglas, porque como pareja se deben al menos, prestarse apoyo a la autoestima mutua, respeto, y pasar tiempo juntos, a compartir más; como eso no ha sucedido, se incrementa la situación de conflicto. Como ambos no comparten intereses comunes, se aferra cada uno a su posición, y se ha generado un sentimiento de desamor entre los dos, situación que hace imposible la vida en común con la pareja. Hay una carencia en la habilidad para percibir proyectos comunes, ninguno de los dos ha cumplido con las expectativas del otro.

Para lograr algún grado de acierto en el tratamiento de este conflicto, sería apropiado abocarse a cada uno de los puntos de conflicto, es decir, una vez que hemos identificado claramente cada una de las causas de la ruptura, podemos establecer en conjunto un abanico de alternativas y posibilidades para tratar se salvar la situación y no dar todo por finalizado sin haber intentado al menos enfrentar la problemática presentada.

 

 

 

La cultura de la muerte en el Sename chileno

En lo que va corrido del año, van 30 muertes vinculadas al Sename. El Sename es el Servicio Nacional de Menores, dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Chile.

Entre los años 2005 y 2017, los niños, niñas y adolescentes muertos vinculados al Servicio Nacional de Menores son 1.300. Es como si hubiese desaparecido una escuela completa.

No nos puede dejar indiferentes la muertes de estos niños, niñas y adolescentes, sólo porque eran pobres.

CRISIS. El Ministerio de Justicia envió un oficio a las comisiones de Constitución del Senado y de la Cámara en el que detalló que entre los fallecidos hay 14 menores.

Por: Carolina Collins

El Ministerio de Justicia envió un oficio a las comisiones de Constitución del Senado y de la Cámara de Diputados en el que informó que durante el primer trimestre de este año murieron 30 personas dependientes de organismos colaboradores del Servicio Nacional de Menores (Sename).

Entre los fallecidos hay 14 menores de edad, que murieron por diferentes causas y cuyos casos fueron informados al Ministerio Público para que sean investigados.

Así lo reveló ayer el diputado independiente René Saffirio, integrante de la Comisión de Constitución de la Cámara, que dio a conocer el oficio reservado enviado por Justicia.

Según informó el legislador, la totalidad de los casos se registraron en centros privados, a diferencia de su anterior denuncia el año pasado, cuando reveló que 1.313 personas habían fallecido en centros directamente administrados por el Sename.

Causas de muerte

En el oficio, se detallan las causas de muerte. “En Talca, asfixia mecánica por ahorcamiento; en Melipilla, asfixia por sumersión; en Santiago Norte, traumatismo craneoencefálico por herida de bala; en Caldera, intoxicación por drogas”, dijo Saffirio.

Entre los casos que relató, está el de un niño de dos años que murió en la comuna de Independencia tras electrocutarse en su casa, pero bajo la tutela del Sename, y el de otro de un joven de 17 años que falleció en la misma comuna producto de un balazo en el cráneo.

Entre los fallecidos también hay personas adultas que permanecían bajo la tutela del Estado en instituciones como el Pequeño Cotolengo o el Sanatorio Marítimo y que murieron a consecuencia de la enfermedad que sufrían.

“Son las mismas causas de muerte que se han venido repitiendo históricamente. Éstas se produjeron en un período en que aún no asumía el actual Gobierno; en consecuencia, no es responsabilidad directa del actual Gobierno. Sin embargo, aún no se toma ninguna medida administrativa ni legislativa que permita sostener que durante el segundo trimestre de este año las cosas vayan a cambiar”, afirmó.

El legislador explicó que el Ministerio entregará un informe con estos datos al Congreso cada tres meses y aseguró que “no ha cambiado nada al interior del Sename. Todos los discursos que se han hecho en el tono de poner como Estado a los niños primero en la fila, no se han traducido en cambios sustantivos en la calidad de vida ni en la seguridad de los niños”.

Comisión buscará citar a Hernán Larraín

La diputada comunista Karol Cariola, miembro de la Comisión de Familia de la Cámara de Diputados, anunció que buscará citar al ministro de Justicia, Hernán Larraín, para que informe qué medidas se están tomando en la materia. “Gran parte de quienes conducen el Gobierno hicieron, lamentablemente, un uso político, en algún período, de esta situación y hoy día que están a la cabeza de la conducción del Gobierno vemos que, a pesar de que dicen que ponen a los niños primero en la fila, la situación sigue siendo la misma y que esto no se ha resuelto”, dijo.

El rol del observador en la comunicación desde un enfoque sistémico

Patricio Rebolledo Schmidt

Patricio Rebolledo Schmidt

Magíster en Mediación Familiar, UAC

Entendemos la observación como la actividad de una persona que utiliza los sentidos para extraer información de la realidad.

Observar no es lo mismo que mirar. Todos los días miramos objetos. Vamos caminando en la calle y vemos autos, semáforos, vendedores, hombres, mujeres, niños, etc. Sin que ello nos afecte. La observación de nivel cero es aplicar los sentidos enfocándolos al estudio de un objeto de la realidad.

La observación es el principio de las ciencias; es la técnica de investigación más básica: establece una relación sujeto-objeto que permite una primer acercamientos a la realidad.

En el proceso de observación el ser humano se ha valido de diversos instrumentos: al principio observaba las estrellas sólo a través de los ojos, más tarde inventó el telescopio y pudo observar el firmamento con mayor precisión.

Este método de la observación permite la elaboración de hipótesis y predecir los comportamientos de la realidad observada: por ejemplo, el astrónomo puede predecir cuándo y en qué forma se producirá un eclipse.

En esta observación de nivel básico distinguimos: ….

ver documento completo

(Si desea compartir un documento, trabajo de investigación o tesis sobre alguna temática relacionada con mediación, póngase en contacto con el administrador de esta página: patricioreb@gmail.com)

 

Neutralidad e Imparcialidad desde un enfoque sistémico

Por Patricio Rebolledo Schmidt

Magíster en Mediación Familiar, UAC

La neutralidad es el hecho de ponerse en blanco respecto de las propias creencias, valores, criterios, etc., para no interferir en la construcción de los procesos de las partes. Es decir, pongo entre paréntesis mis creencias para no entorpecer la construcción de la realidad nueva que debe surgir de la mediación y debe dar lugar a la solución de un conflicto.

Esto quiere decir, que en el proceso de la comunicación con las partes el mediador se abstendrá de emitir juicios valorativos, o proponer soluciones a priori: debemos abstenernos de pretender saber qué es lo mejor para cada una de las partes.

La imparcialidad tiene otro matiz: quiere decir no tomar partido por ninguna de las partes. Es decir, que ninguna de las partes sienta que el mediador está simpatizando o favoreciendo a una de las partes en desmedro de la otra.

Esto no es fácil, porque cada parte cuando habla con el mediador trata de formar una especie de alianza con él, para que simpatice con su causa.

Es lo que podría sucederle a un mediador novato, que se quedara simpatizando con la parte que escuche primero: se llama “colonización” del relato.

La neutralidad del mediador es lo que nos garantiza el verdadero protagonismo de las partes; el que sean las partes quienes construyan su acuerdo, sin lo cual el acuerdo sería un reflejo de la voluntad y de las preferencias del mediador, y no sería viable en el tiempo.

Pero todo lo anteriormente dicho ¿Quiere decir que el rol del mediador se reduce sólo a escuchar, sin intervenir absolutamente en nada?

Aquí es donde encontramos una vez más las valiosísimas herramientas y técnicas que nos entrega la teoría sistémica. En la comunicación será de gran ayuda la técnica de las preguntas circulares para que el mediador pueda formularse hipótesis sobre las cuales trabajar cada caso,  para que pueda ir trabajando un abanico de posibles alternativas junto con las partes, sin perder la neutralidad ni la imparcialidad.

Por esta razón el doctor Tula en este curso nos habla de decirle a las partes: “Yo, como mediador estoy de parte de ustedes dos”. De este modo nos enseñó el tema de la “multiparcialidad”, que en lo personal me agradó e impactó muchísimo.

Desde esta perspectiva se ha pensado en el concepto de “multiparcialidad” que traslada la idea a un plano en el que el medidor intenta estar de acuerdo con todos para generar un proceso de mutua satisfacción, lo cual se logra a través de alianzas operativas entre el mediador y las partes, que le permitan desarrollar un proceso de involucramiento empático, equilibrado de tal manera que ambas se sientan igualmente escuchadas. De esta manera es independiente en su rol y a la vez empático preservando su lugar de terrero, generando una estructura de cooperación y confianza en el proceso.

De la imparcialidad –nos dice el Dr. Tula- planteada como no tomar partido por alguna de las partes avanzamos a la “multiparcialidad” donde el mediador establece alianzas, operativas, esto es movimiento de empatía y generación de cooperación y confianza, con cada una de las partes, las que se sienten particularmente escuchadas.

Esta “teoría” del Dr. Antonio Tula de la “multiparcialidad” me hace mucho sentido con el enfoque de Maturana de los “multiversos”, en oposición al enfoque racionalista objetivista de un solo “universo”, donde el que está al centro es el poseedor de la verdad. Me hace mucho sentido además con la teoría general de sistema aplicada a la mediación, porque ahí se ve claramente que la solución de los conflictos va por la vía de la retroalimentación negativa que tiende al restablecimiento del equilibrio; de lo contrario, si el conflicto se retroalimenta positivamente, puede conducir a una escalada que no podremos predecir cómo terminará, porque no produce ninguna posibilidad de hipotetizar al mediador.

En este “multiverso” el mediador adopta la “multiparcialidad”; de este modo el mediador no muestra tomar partido por alguna, sino por ambas, reformulando la postura binaria de las partes, en puntos de convergencia, surgidos de las co-construccion comunicacional del proceso, y las nuevas narrativas posibles. Los espacios que más habilitan estos movimientos del mediador son las audiencias privadas.

Además el mismo Maturana y otros pensadores pro sistémicos nos indican que el observador no puede no influir en lo observado (algo parecido a “es imposible no comunicar nada”); los mediadores observamos el conflicto, debemos tener claro en qué medida influenciamos lo que observamos. Los aportes realizados por la teoría del observador de Humberto Maturana y otros nos han mostrado como el sujeto observador construye a los objetos de la realidad, y nos habla de una realidad “entre paréntesis”, ya que la realidad en sí, sin paréntesis, no puede ser aprendida (aprehendida). Se trata de un nuevo paradigma: el observador condiciona lo observado. ¿Y dónde queda la neutralidad y la imparcialidad?.

Por otra parte, el Dr. Roberto Nieto, en su ponencia para el III Encuentro De Las Américas Para La Resolución Pacífica De Conflictos, nos enseñó que en toda mediación hay ciertas realidades que no sólo hay que respetar, sino que hay que promover.

Estas  realidades son: la función cultural-espiritual de la familia. Aquí encontramos valores, motivaciones, intereses y actitudes, entrelazados con procesos de comunicación en la pareja, entre padres e hijos y entre todos los miembros de la familia en general

A los efectos de la mediación en estas realidades se inscribe el derecho de las familias a vivir y funcionar según sus propias decisiones, en tanto las mismas no violen derechos de otros. En otras palabras, la libertad que compete a cada familia para elegir entre las múltiples opciones que se le plantean en todas las instancias de su existencia; elegir por sí y para sí, sin intromisiones indeseadas que dirijan la elección en forma directa o encubierta. Este derecho no puede verse aislado y para poder decidir, deben existir posibilidades de elección. A los mediadores corresponde ofrecer sus conocimientos para ayudar a las familias a que descubran otra forma de resolver los conflictos familiares, distinta de la forma tradicional de resolverlos, esto es, distinta al litigio.

Estas aportaciones anteriores, a mi entender, nos están indicando que el rol del mediador no se reduce a ser un mero espectador ante los relatos de las partes, sino que desempeña un rol creativo, a través del lenguaje; el lenguaje crea realidades. Pero a su vez, en este proceso creador de realidades el mediador es muy respetuoso de la neutralidad y la imparcialidad.

Yo diría que en este tema de la imparcialidad y la neutralidad del mediador estamos frente a una delgada línea, que sólo puede ser salvada por una irrestricta ética del mediador. Digo esto porque a veces se dan situaciones de clara desventaja de una de las partes, que hacen ver a todas luces que no existe equilibrio de poder, y por lo tanto no hay igualdad de condiciones para las partes.

Por otro lado, todo mediador está tratando de conducir el conflicto hacia una salida mejor, no conflictiva, más “saludable”. Al hacerlo, está influenciando en el proceso y está provocando un desbalance en el equilibrio de las partes; por otra parte dicho equilibrio nunca es “químicamente puro”.

En este quehacer la mediación se convierte en un proceso educativo para las partes, la cuales deben “aprehender” nuevas formas de relacionarse. ¿Es esto un proceso de intervención? Yo diría abiertamente que sí lo es. Pero… ¿Es mediación u orientación familiar?.

¿Qué sucedería si en un proceso de mediación las partes le piden al mediador que les aconseje sobre un punto legal?. Está claro que se estaría transformando en un consejero legal, lo cual aún cuando sea solicitado por las partes, estaría quebrantando el poder de decisión de las partes, sobre todo si ese consejo legal afecta a una de las partes, estaría permitiendo que sea el propio mediador quien zanje el conflicto, eso no sería mediación.

Pero, ¿Qué pasaría si las partes están llegando a un acuerdo que es ilegal, ejemplo, la madre está renunciando a una pensión de alimentos futura? El acuerdo sería ilegal, por tanto, sería rechazado por el tribunal. Si el mediador habla sobre los aspectos legales, estaría interviniendo derechamente; si se queda callado, haría perder el tiempo a todos, porque el acuerdo será rechazado.

Creo que llegado el caso, habría que derivar a un consejero u orientador familiar, en donde la participación del tercero neutral es mucho más directiva. Pero en nuestra realidad las redes de ese tipo no existen, y nosotros los mediadores solemos hacer una mezcla de terapeutas, consejeros, orientadores. Lo que queda claro es que no debemos perder el norte: nuestra neutralidad no podemos transarla a ningún precio; la imparcialidad es la percepción de las partes de que el mediador no está favoreciendo a ninguno en especial. Pero según veo, este juego de palabras “neutral”, “imparcial” también depende del marco conceptual en el que estamos hablando: si lo hablamos de una forma “clásica”, proclive a la existencia de un “universo” o si lo vemos desde el punto de vista cibernético y sistémico, con la existencia de “multiversos” donde no existe una verdad objetiva.

Finalmente, para contestar derechamente la pregunta, la mediación vista como un sistema, con procesos, entradas, salidas, subsistemas, holones y suprasistemas, retroalimentación, etc, está centrada en un conflicto; el conflicto tiende a la entropía del sistema, es decir, a su destrucción. Es absolutamente necesario que el mediador, quien viene siendo un suprasistema, intervenga para evitar la entropía, y de este punto de vista, al ser un observador que influye en lo observado, no puede ser neutral-inactivo entendido en la forma clásica. Y la forma clásica de resolver los conflictos –el juicio lineal donde uno gana y el otro pierde- sólo produce entropía.-