DIME QUÉ ASPECTO DEL CONFLICTO PREFIERES Y TE DIRÉ EN QUÉ TRABAJAS

Todos sabemos que en cualquier conflicto que enfrentan dos personas, instituciones, países, existen cuatro componentes en la negociación entre las partes: las posiciones, los intereses, los derechos y el poder.

Posiciones: Es lo que encontramos en la superficie del conflicto; es la punta del iceberg que oculta lo que existe detrás del conflicto.  Éstas corresponden a lo que las partes manifiestan públicamente. Por ejemplo, la parte A quiere el pedazo de tierra que se encuentra entre tales y tales linderos, mientras la parte B quiere el mismo pedazo de tierra.

Intereses: Los intereses son las necesidades, los deseos, las preocupaciones de las partes.

Siguiendo el ejemplo anterior, ¿ Por qué A y B tienen distintas posiciones?

Es porque tienen distintos intereses. Estos intereses se encuentran en una capa más abajo. No son necesariamente públicos. Por ejemplo, la parte A quiere el pedazo de tierra que se encuentra entre tales y tales linderos porque tiene interés en cultivar cacao allí, mientras la parte B quiere el mismo pedazo de tierra porque quiere recuperar una tierra que perteneció a su familia por generaciones.

Luego, siguiendo con el mismo proceso, preguntándose siempre por qué, se llega a las necesidades  o intereses de las partes. Estas necesidades difícilmente se pueden negociar porque las partes necesitan satisfacerlas de una manera u otra. Por ejemplo, la necesidad de la parte A puede ser la sobrevivencia (si quiere cultivar maíz en el pedazo de tierra en cuestión, es para mantener a su familia), mientras la necesidad de la parte B puede ser preservar su identidad familiar (si quiere recuperar este pedazo de tierra que perteneció a su familia por generaciones, es porque es una forma de recobrar la identidad de su familia). Es importante que cualquier salida a esta situación de conflicto permita a las partes satisfacer sus necesidades o intereses.

No siempre es fácil entender las necesidades de las partes. Requiere un análisis profundo y cierta empatía. Centrarse en los intereses significa que las partes tratan de conocer las necesidades, deseos, preocupaciones latentes de la otra parte, buscando vías de reconciliarlos en la construcción de un acuerdo.

Derechos: Son los criterios estándar, independientes y objetivos de cada una de las partes en conflicto; son los aspectos contractuales, legales, de justicia.

Poder: Es el poder de coerción que tienen las partes, con el cual pueden amenazar a la contraparte; pueden ser desde tráfico de influencias que tienen personas “poderosas”, lobby, manejo de la opinión pública. En el caso de los países es el poder militar, disuasivo en primera instancia, o capaz de enfrentamiento bélico.

“…en toda negociación, las partes en disputa tiene siempre cierto grado de poder, ya que, en caso contrario no habría negociación, simplemente la parte que disponga de todo el poder se limitaría a ordenar lo que desee y los demás lo cumplirían sin rechistar.” (Mendieta, C., Vela ,O.  2005)

También parece claro que: 

“El que menos necesidad tiene de llegar a un acuerdo tiene más poder

Si tú trabajas determinando quién tiene más derechos sobre el otro, eres un(a) abogado(a).

Si tú trabajas buscando enfrentar dos poderes, estás preparando un conflicto armado para zanjar una disputa, es porque eres un militar.

Si tu trabajas tratando de reconciliar los intereses de las partes, eres un(a) mediador(a). 

Publicado por

Patricio Rebolledo Schmidt

Patricio Rebolledo Schmidt

Concluida su enseñanza media ingresó en el año 1976 a la carrera de Ingeniería Comercial, en la Universidad de Chile sede Viña del Mar, ubicada en 7 Norte con Pasaje La Paz. Luego de cursar dos años, se desilusionó de la carrera por el marcado acento neoliberal de la misma, que privilegiaba lo que se denominaba en ese entonces el laissez faire, l expresión francesa que significa «dejen hacer», refiriéndose a una completa libertad en la economía: libre mercado, libre manufactura, bajos o nulos impuestos, libre mercado laboral y mínima intervención de los gobiernos. En la búsqueda personal de una vocación más humanista y cristiana, Ingresó en el año 1978 en el Pontificio Seminario Mayor "San Rafael" de Valparaíso, siguiendo un impulso por estudiar la carrera sacerdotal. Egresó de dicho centro de estudios sin ordenarse sacerdote el año 1986. Dichos estudios marcaron en él una profunda convicción cristiana y un gran amor por la Iglesia. 1980: Bachiller en Filosofía, Universidad Católica de Valparaíso 1984: Profesor de Teología, Universidad Católica de Valparaíso 2002: Postítulo en Informática Educativa, Universidad de Los Lagos, Osorno 2005: Postítulo en Mediación Familiar, Universidad de La Frontera, Temuco 2012: Postítulo en Mediación Familiar, Universidad Católica del Norte 2014: Magíster en Mediación Familiar, Universidad de Aconcagua 2016: Alumno de Magíster en Resolución Colaborativa de Conflictos, Universidad Católica de Temuco.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*