Cómo esperan los mediadores que sea la prueba de conocimientos de mediación

  1. Que sea de conocimientos de mediación; esto es, que sea pobre en cuanto a conocimientos legales, porque la mediación no es un juicio.
  2. Que sea redactadas en términos positivos; esto es, “Cuál de las siguientes alternativas es la correcta”, y no “Cuál de las siguientes alternativas es incorrecta”. Las formulaciones en negativo son difíciles de procesar por el cerebro, de acuerdo a los aportes de la Programación Neurolinguística, y son además, antipedagógicas.
  3. Lo ideal es que la prueba sea construida por mediadores y no por abogados.
  4. Sería deseable que la Unidad de Mediación de nuestro país publique a la brevedad los resultados de las pruebas anteriores con sus respuestas correctas. Es un criterio pedagógico que los resultados de una prueba de conocimientos sean conocidos a la brevedad por quienes las rindieron.
  5. Evitar las preguntas mal planteadas; nos consta que en las pruebas de conocimientos de mediación anteriores hay preguntas mal planteadas, que inducen a respuestas equivocadas, y que debieron ser posteriormente anuladas por la propia entidad examinadora.
  6. Evitar preguntas que aludan a bibliografías desconocidas o inexistentes en el país, o a veces no disponibles ni siquiera en el país de origen.

Publicado por

Patricio Rebolledo Schmidt

Patricio Rebolledo Schmidt

Concluida su enseñanza media ingresó en el año 1976 a la carrera de Ingeniería Comercial, en la Universidad de Chile sede Viña del Mar, ubicada en 7 Norte con Pasaje La Paz. Luego de cursar dos años, se desilusionó de la carrera por el marcado acento neoliberal de la misma, que privilegiaba lo que se denominaba en ese entonces el laissez faire, l expresión francesa que significa «dejen hacer», refiriéndose a una completa libertad en la economía: libre mercado, libre manufactura, bajos o nulos impuestos, libre mercado laboral y mínima intervención de los gobiernos. En la búsqueda personal de una vocación más humanista y cristiana, Ingresó en el año 1978 en el Pontificio Seminario Mayor "San Rafael" de Valparaíso, siguiendo un impulso por estudiar la carrera sacerdotal. Egresó de dicho centro de estudios sin ordenarse sacerdote el año 1986. Dichos estudios marcaron en él una profunda convicción cristiana y un gran amor por la Iglesia. 1980: Bachiller en Filosofía, Universidad Católica de Valparaíso 1984: Profesor de Teología, Universidad Católica de Valparaíso 2002: Postítulo en Informática Educativa, Universidad de Los Lagos, Osorno 2005: Postítulo en Mediación Familiar, Universidad de La Frontera, Temuco 2012: Postítulo en Mediación Familiar, Universidad Católica del Norte 2014: Magíster en Mediación Familiar, Universidad de Aconcagua 2016: Alumno de Magíster en Resolución Colaborativa de Conflictos, Universidad Católica de Temuco.

4 opiniones en “Cómo esperan los mediadores que sea la prueba de conocimientos de mediación”

  1. Hola
    Me parece excelente la página, es de gran utilidad para nosotros los mediadores, muchas gracias por ell interés y la dedicación.
    Con respecto a esta publicación, concuerdo en todos los puntos, pero creo que también hay un tema con el tiempo que asignan para contestar la prueba.
    Dos horas no es suficiente considerando que se trata de 60 preguntas, la mayoría complejas en las que hay que detenerse para poder leer bien y contestar correctamente.
    Y si pensamos que es una instancia en que de por sí genera tensión, más encima hay que contestar contra el tiempo, lo que no me parece justo ni adecuado. Las veces que he dado esta prueba siempre me ha faltado tiempo.
    Espero que la Unidad de Mediación considere este aspecto y lo corrija.

    Saludos cordiales

    Sandra Perazzo. C.
    Mediadora familiar.

    1. Estimada Sandra:
      Estoy de acuerdo con tu apreciación respecto del tiempo asignado para las 60 preguntas de la prueba, lo considero insuficiente.
      Publicaré ese punto.
      La única forma de visibilizar las problemáticas de los mediadores es publicándolas.
      Saludos cordiales
      Patricio Rebolledo Schmidt

  2. Agradezco su comentario respecto a la prueba, estoy totalmente de acuerdo, punto a punto. Gracias también por esta página, es un gran aporte.

    Saludos

  3. Así como ha existido y existe en muchas partes del mundo, por mediación de los Ministerios de Salud, la institución del Médico de Familia, que mediante periódicas visitas a domicilio va haciendo seguimiento y control al comportamiento de la salud de los habitantes del barrio o urbanización a él asignados, debería existir también el psicólogo de familia para que dé asistencia psicológica a los núcleos familiares que le correspondan y a los cuales efectúe visitas domiciliarias programadas para hacerles controles, exploraciones psíquicas y así poder determinar cuando es necesario efectuar terapias a nivel clínico.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*