LA MEDIACIÓN ESCOLAR

Al revisar la historia del género humano, se observa que en su devenir se ha enfrentado a diversas situaciones conflictivas debido a múltiples causas como diferencias culturales, brechas generacionales, perspectivas de vida, avances científicos, modelos económicos, entre otras, que en su momento han generado violencia y caos.

En teoría, el desarrollo social implica que las diferencias antes mencionadas disminuyan, propiciando así ambientes armónicos en el trato del ser humano con sus semejantes y con el medio ambiente. Sin embargo, la realidad es que las relaciones humanas son complejas y conflictivas, consustanciales a la vida de hombres y mujeres, quienes cuentan con una historia personal de la que no es fácil desprenderse, por lo que sus relaciones interpersonales no siempre son las más adecuadas, particularmente debido a problemas de comunicación.

En las últimas décadas, el incremento de la violencia y el conflicto han sido objeto de estudio, así como las estrategias para desarrollar la paz.  A partir del reconocimiento del conflicto como un aspecto inherente a las relaciones de las personas, surgen pro- puestas que han ofrecido resultados positivos en el contexto global, destacando los Métodos Alternos para la Transformación de Conflictos (MATC) como una opción con fines preventivos, formativos y de atención. En este sentido, en los espacios escolares se abre una oportunidad sin precedentes para la formación no sólo científica y tecnológica de las nuevas generaciones, sino para la praxis axiológica de los postulados éticos.

De esta manera, surge la mediación escolar como un MATC que brinda la posibilidad de atender en los centros educativos los conflictos resultantes de la convivencia escolar. Atendiendo con ello la necesidad de incrementar el espectro de respuesta frente al fenómeno de la violencia, con el propósito de construir ambientes pacíficos y transitar hacia una educación para la paz, aprendiendo a transformar conflictos a partir del desarrollo de competencias, bajo la premisa de los pilares de la educación según la Unesco: aprender a aprender, a saber, hacer, a ser y a convivir.

Ver libro completo aquí

Publicado por

Patricio Rebolledo Schmidt

Concluida su enseñanza media ingresó en el año 1976 a la carrera de Ingeniería Comercial, en la Universidad de Chile sede Viña del Mar, ubicada en 7 Norte con Pasaje La Paz. Luego de cursar dos años, se desilusionó de la carrera por el marcado acento neoliberal de la misma, que privilegiaba lo que se denominaba en ese entonces el laissez faire, l expresión francesa que significa «dejen hacer», refiriéndose a una completa libertad en la economía: libre mercado, libre manufactura, bajos o nulos impuestos, libre mercado laboral y mínima intervención de los gobiernos. En la búsqueda personal de una vocación más humanista y cristiana, Ingresó en el año 1978 en el Pontificio Seminario Mayor "San Rafael" de Valparaíso, siguiendo un impulso por estudiar la carrera sacerdotal. Egresó de dicho centro de estudios sin ordenarse sacerdote el año 1986. Dichos estudios marcaron en él una profunda convicción cristiana y un gran amor por la Iglesia. 1980: Bachiller en Filosofía, Universidad Católica de Valparaíso 1984: Profesor de Teología, Universidad Católica de Valparaíso 2002: Postítulo en Informática Educativa, Universidad de Los Lagos, Osorno 2005: Postítulo en Mediación Familiar, Universidad de La Frontera, Temuco 2012: Postítulo en Mediación Familiar, Universidad Católica del Norte 2014: Magíster en Mediación Familiar, Universidad de Aconcagua 2016: Alumno de Magíster en Resolución Colaborativa de Conflictos, Universidad Católica de Temuco.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

*