El ESTADO DEL ARTE DE LA MEDIACIÓN

Cuanto mayor y más profundo sea el conocimiento de los mediadores, mayores beneficios se derivarán hacia las familias y a la convivencia en general.  Es  por  esta  razón  que  la  mediación  puede  ser  desarrollada desde  distintos  niveles1.  Desde  el conocimiento  más  transversal,  que pueda ser introducido en programas de sensibilización de las escuelas primaria y secundaria, cursos de capacitación para voluntarios, asociaciones vecinales, policía, personal administrativo de la función pública, cursos de formación de niveles no universitarios hasta la formación más especializada  de nivel universitario.  Pero la mediación  familiar debe, además, construir conocimiento  y, por ello, derivar hacia un estatuto científico que articule la formación universitaria (ROMERO, 2011). Plantea el autor la necesidad de constituir la mediación como una disciplina autónoma. Si bien considera que aún no tiene un corpus teórico desarrollado, hay indicios de que cumple con los requisitos atribuidos a cualquier disciplina: un objeto de estudio propio: el conflicto y su resolución; una metodología acorde con el método científico, con unas fases estructuradas metodológicamente en torno a un proceso definido y con unas habilidades y técnicas aplicadas a lo largo de dicho proceso. Por último requiere del requisito de teorías o paradigmas en los que se asienta. En este caso se incluyen  teorías sobre el conflicto,  sobre la diversidad  o sobre el cambio social. Este conocimiento está basado en la necesidad de adquisición de competencias que permitan un adecuado desempeño profesional, así como el desarrollo de teorías. Coincido con RONDÓN  y con RONDÓN y ALEMÁN  cuando señalan las competencias profesionales que debe desarrollar un mediador familiar. Las competencias generales incluyen: el manejo de conflictos, las habilidades para las relaciones interpersonales,  el trabajo en equipo, el compromiso  y la capacidad de análisis. Entre las competencias específicas se señalan: …” (Bajar artículo completo).

Publicado por

Patricio Rebolledo Schmidt

Concluida su enseñanza media ingresó en el año 1976 a la carrera de Ingeniería Comercial, en la Universidad de Chile sede Viña del Mar, ubicada en 7 Norte con Pasaje La Paz. Luego de cursar dos años, se desilusionó de la carrera por el marcado acento neoliberal de la misma, que privilegiaba lo que se denominaba en ese entonces el laissez faire, l expresión francesa que significa «dejen hacer», refiriéndose a una completa libertad en la economía: libre mercado, libre manufactura, bajos o nulos impuestos, libre mercado laboral y mínima intervención de los gobiernos. En la búsqueda personal de una vocación más humanista y cristiana, Ingresó en el año 1978 en el Pontificio Seminario Mayor "San Rafael" de Valparaíso, siguiendo un impulso por estudiar la carrera sacerdotal. Egresó de dicho centro de estudios sin ordenarse sacerdote el año 1986. Dichos estudios marcaron en él una profunda convicción cristiana y un gran amor por la Iglesia. 1980: Bachiller en Filosofía, Universidad Católica de Valparaíso 1984: Profesor de Teología, Universidad Católica de Valparaíso 2002: Postítulo en Informática Educativa, Universidad de Los Lagos, Osorno 2005: Postítulo en Mediación Familiar, Universidad de La Frontera, Temuco 2012: Postítulo en Mediación Familiar, Universidad Católica del Norte 2014: Magíster en Mediación Familiar, Universidad de Aconcagua 2016: Alumno de Magíster en Resolución Colaborativa de Conflictos, Universidad Católica de Temuco.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

*