¿SE PUEDE SER ASTRONAUTA Y MEDIADOR? (La mediación y las profesiones de base)

Compartimos con ustedes un interesante artículo de Andrés Vásquez, español, quien en su página de mediación alenmediagroup.blogpsot.cl nos refiere una reflexión sobre la mediación y las profesiones de base de los mediadores.

“La figura del mediador no tiene por qué quedar circunscrita a ninguna profesión de origen en concreto. En España, la ley se limita a establecer unos requisitos mínimos, para ámbitos de mediación específicos. Pero, ¿se puede ser astronauta y mediador al mismo tiempo?

La ingravidez es la experiencia durante la caída libre. La ingravidez representa la sensación de experimentar un peso aparente cero. Frente a las expectativas y buenos deseos reiteradamente manifestados para la implementación de la Mediación en declaraciones diversas, muchos mediadores comienzan a percibir la sensación de su ingravidez, entre la levedad del ser y lobbies profesionales que se perciben como ajenos y extraños a la profesión.

Sin embargo, la figura del mediador no tiene por qué quedar circunscrita a ninguna profesión de origen en concreto. En España, la ley [1] se limita a establecer unos requisitos mínimos, para ámbitos de mediación específicos. Pero tampoco a nadie se le escapa qué si una institución de mediación se pudiera constituir en España al amparo de un hipotético colegio profesional de, por ejemplo, astronautas de la NASA, todas las mediaciones que promoviera esa institución serían desarrolladas con toda seguridad por astronautas de la agencia espacial americana. ¿Podría ser mediador un astronauta? ¿Por qué no, si cuenta con la formación adecuada? Pero, ¿para qué quiere un astronauta ser mediador, o viceversa? O mejor formulado, ¿se puede ser astronauta y mediador al mismo tiempo?

En mi opinión, la cuestión no es tanto de las profesiones desde las que se acceda a la mediación, cuanto la formación específica que, como tal mediador, deberá acompañar a este, y los requisitos o exigencias que para desarrollar una mediación específica -en un ámbito concreto- deberán ostentar y acreditar los mediadores. Dicho en otras palabras, no veo ninguna dificultad extraordinaria en que puedan existir ámbitos especializados en la mediación, siempre que estén convenientemente regulados y acotados. Tampoco parece que tengamos que dudar a priori de la responsabilidad y profesionalidad de los mediadores, para abordar aquellas mediaciones en las que resulten competentes. (Todo ello, sin perjuicio de los correspondientes Códigos deontológicos y de Prácticas éticas).

La Mediación es una especialización, no solo una profesión complementaria para otra profesión, la mediación debería de poder ser considerada una profesión en sí misma. Como cualquier otra actividad profesional independiente. Pero, si los propios mediadores consideran subsidiaria su actividad profesional como mediadores, resultará muy complicado hacer ver y pretender divulgar que la mediación es una alternativa en el mismo plano de igualdad que otras opciones adversariales; ni supletoria, ni complementaria. Es la clásica pregunta de si hablamos de una profesión o de una actividad profesional.

Desde esta perspectiva, resolver conflictos derivados de la ejecución técnica de una obra o proyecto de ingeniería civil, podría resultar muy conveniente que pudiera mediarlo un ingeniero -con formación específica en mediación- que un mediador proveniente del área jurídica, social, psico-clínica o educativa. Igual que un conflicto medioambiental relacionado con ecosistemas marinos, muy bien podría ser mediado por un oceanógrafo. Por el contrario, se hace más difícil visualizar la intervención en un conflicto escolar de un mediador cualificado con formación profesional en arquitectura o ingeniería. En todo caso, siempre que estuviesen en posesión de la formación específica en mediación, no habría por que descartar esas posibilidades.

Por otra parte, no se tiene por qué excluir el recurso de un mediador profesional al auxilio del concurso de asesores técnicos especializados, de ser necesario.  El tema gravitará más, en mi opinión, en las exigencias formativas específicas para ser mediador, que en la naturaleza profesional de origen. Pero como dice el viejo dicho castellano, “no se puede estar en misa y repicando”.

También puede ser que el término mediación se haya convertido en un cajón de sastre que incluye demasiadas cosas parecidas, pero que son diferentes, en su esencia y en su consecuencia. Y de igual forma que no todo es mediable, tampoco todos los mediadores puedan mediar todas las cosas, sobre todo si pretendemos que esas mediaciones se desarrollen de una forma estructurada con consecuencias jurídico formales.

Pero haciendo de “avvocato del diavolo”, para resolver muchos conflictos comunitarios, por ejemplo de índole vecinal, ¿es realmente necesario partir de las profesiones tradicionales que aparecen vinculadas a la mediación, o de cualquier otra? Se han dado ejemplos de fórmulas populares de mediación en todo tiempo y lugar del mundo, y en casi toda cultura, en lo urbano y en lo rural, eficaces y sin necesidad de exigir ninguna profesión de origen específica a quienes abordaban las mediaciones. Vuelvo al tema de la importancia en la calidad formativa específica como mediadores –y en su actualización continuada- como determinante y con independencia de la profesión de origen.

A RASGAR VESTIDURAS:

Por descontado que no es más que una opinión. Pero, de no compartirla, en parte al menos, entiendo que los más puristas se tendrían que rasgar las vestiduras al comprobar como el “padre” de la Justicia Restaurativa, Howard J. Zehr, distinguido criminólogo profesor en la Universidad Menonita de Virginia, no es jurista, sino un insigne historiador de origen, máster en Historia Europea por la Universidad de Chicago y doctor en la misma especialidad por la Universidad de Rutgers.

 

Un gurú como Johan Galtung, es matemático y sociólogo, lo que no le ha impedido ser un referente internacional como formador de mediadores, ni formular sus conocidas teorías acerca del triángulo de la violencia, la violencia estructural o sus conceptos de paz positiva versus paz negativa, además de ser creador del Instituto de Investigación para la Paz de Oslo en 1959 y de la Revista de Investigación de la Paz en 1964.
John Paul Lederach, conocido por su trabajo pionero en la transformación de conflictos, e involucrado en los trabajos de mediación y conciliación en Somalia, Irlanda del Norte, Colombia, Filipinas y Nepal, además de en varios países de África oriental y occidental, es licenciado en historia y doctor en sociología por la Universidad de Colorado. Sus teorías y métodos, han tenido una gran influencia en los campos de la ciencia política, los estudios sobre la paz, las relaciones internacionales y la transformación de conflictos. Es Profesor de Consolidación de la Paz Internacional, en la University of Notredam y director de los Acuerdos de Paz Matrix, fuente única del Instituto Kroc de Estudios Internacionales de Paz, de datos comparables sobre todos los acuerdos de paz que se han firmado en el mundo desde 1989.

William Ury, co-fundador del Programa de Negociación de la Escuela de Leyes de la Universidad de Harvad, y de la Red Internacional de Negociación con el ex-Presidente Jimmy Carter, es antropólogo y lingüista. Considerado uno de los mejores negociadores del mundo, ha participado como mediador en conflictos en Oriente Medio, los Balcanes, la antigua URSS, Venezuela, Chechenia, Yugoslavia, Indonesia,…además de ser autor de diversas obras de referencia para mediadores internacionales y sobre resolución de conflictos en diversos ámbitos.

Y uno de los pioneros en mediación por medios electrónicos y ODR, como Alberto Elisavetsky, contador público en su formación de origen, es Fundador y Director de Online Dispute Resolution Latinoamerica (ODRLA), Director del Observatorio del Conflicto de la Universidad Nacional Tres de Febrero de Argentina, Miembro del Centro de Nuevas Tecnologías Aplicadas a la Resolución de Disputas de la Universidad de Massachusetts-Amherst (NCTDR), y entre otras responsabilidades académicas internacionales vinculadas al ADR, Creador y Director Tecnológico de SIMEDIAR, proyecto de simulación de mediaciones a distancia.

El tema quizá merezca una reflexión desapasionada. Y, es que no parece que en la búsqueda de la concordia sobre nadie.

_______________________________________

[1]    “El mediador deberá estar en posesión de título oficial universitario o de formación profesional superior y contar con formación específica para ejercer la mediación, que se adquirirá mediante la realización de uno o varios cursos específicos impartidos por instituciones debidamente acreditadas, que tendrán validez para el ejercicio de la actividad mediadora en cualquier parte del territorio nacional.”

(Art. 11.2 Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles.)

“La formación del mediador constituye un requisito fundamental del mismo, ligado a la eficacia con la que ha de desempeñar su labor y que, además de la Ley, ampara la Directiva2008/52/CE, sobre ciertos aspectos de la mediación en asuntos civiles y mercantiles. Esta norma europea establece la obligación de los Estados miembros de fomentar «la formación inicial y continua de mediadores para garantizar que la mediación se lleve a cabo de forma eficaz, imparcial y competente».

      Este real decreto parte de una concepción abierta de la formación, acorde a los principios de libre prestación de servicios y libre competencia que rigen la actuación de los mediadores. Por ello no se establecen requisitos estrictos o cerrados respecto a la configuración de esa formación, los cuales con carácter general han de estar relacionados con la titulación del mediador, su experiencia profesional y el ámbito en que preste sus servicios. De éstas dependerá la formación que haya de recibir un mediador para contar con la preparación necesaria.

No obstante, dentro de esa concepción abierta de la formación sí parece necesario establecer algunas reglas básicas que preserven el objetivo de aquélla de dotar a los profesionales de la cualificación idónea para practicar la mediación. Una primera previsión sería la de sus contenidos generales. La segunda se refiere a la distribución de esa formación de carácter teórico o práctico, queriéndose destacar la importancia de las prácticas como parte necesaria de la formación del mediador, que requerirá no sólo de la posesión de un conjunto de conocimientos, sino también del aprendizaje sobre la manera de conjugarlos. La tercera es la duración mínima de la formación. Y el cuarto condicionamiento consiste en la exigencia de formación continua que el mediador también debe procurarse.

En cualquier caso, en virtud de los términos de la habilitación para su aprobación contenida en la Ley 5/2012, de 6 de julio, este real decreto se limita a regular los requisitos mínimos de esa formación, pero sin establecer de manera cerrada la que haya de realizar cada mediador.”

Preámbulo II del Real Decreto 980/2013, de 13 de diciembre, por el que se desarrollan determinados aspectos de la Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación en asuntos civiles y mercantiles. (Regulación en Capítulo II, arts. 3 a 7)

———————————————————————-

Nota del administrador de esta web de mediación: Conozco un amigo mediador de la sexta región cuya profesión de base es ingeniería mecánica, y creo que es un buen mediador familiar. A priori podría decir que según mi experiencia como mediador, entre pares, los mejores mediadores vienen del área de la sicología y de las ciencias sociales (trabajadores, asistentes sociales), docentes, y al final, bien al final, los abogados. (Pero toda regla tiene excepciones).

Por que? La razón la dimos en una anterior publicación:

http://www.mediacionchile.com/2016/06/

 

 

Diversidad: Un problema biológico. Desigualdad: Un problema político

Héctor  PalmaHéctor A. Palma (Buenos Aires, 1953) es un filósofo argentino, dedicado a la docencia y la investigación en temas de filosofía de las ciencias en general y de filosofía de la biología en particular, evolucionismo, historia de la eugenesia, metáforas en la ciencia. Realizó su carrera de grado en la Universidad de Buenos Aires, donde se graduó de Profesor en Filosofía en 1991. En el año 2000 obtuvo el título de magíster en Ciencia, Tecnología y Sociedad, y en 2003 el de doctor en Ciencias Sociales y Humanidades, con una tesis sobre metáforas en las ciencias, ambos en la Universidad Nacional de Quilmes. En la actualidad, y desde 1998, desarrolla su actividad en la Universidad Nacional de General San Martín, en la que es profesor titular por concurso de la cátedra de Filosofía de las Ciencias en la carrera de Filosofía y de toda el área de Epistemología. Ha publicado más de 15 libros y más de 100 artículos (véase CV). Además de su carrera académica, fue carpintero hasta 1995.

Les invitamos a leer este interesante trabajo de este filósofo argentino, que versa sobre la igualdad formal ante la ley, la población, las nacionalidades, la desigualdad como un problema políticoy la diversidad, como un problema biológico.

Aylan Kurdi, un niño sirio de tres años, encontró la muerte en una playa de Turquía mientras intentaba llegar a Europa con su familia huyendo de la guerra en Siria. La foto de su cuerpo sin vida, retratada por la fotógrafa Nilufer Demir, no solo pasó a representar mundialmente el horror que enfrentan los refugiados sirios, sino también fue una alarma global de la crisis migratoria en Europa.  A dos años de la tragedia, la recordamos con profunda tristeza, porque todos los inmigrantes rinden, sin saberlo, un homenaje a la cultura de la libertad.

DIVERSIDAD Y DESIGUALDAD

 

CLAVES PARA ENTENDER LA MEDIACIÓN COMUNITARIA

Les invitamos a revisar esta interesante Guía de Mediacion Comunitaria, preparada por los autores: Pedro Strozenberg, Ezio Mosciatti, Rosa María Olave, Ana Olívia Figueiredo Mesquita  do Souto  Cardoso,  Carlos Eduardo  Alcántara  Brandão, y Gonzalo Frei con la colaboración de: Ailton da Silva Bichara, Claudio Henrique Napoleão Silva, Maija Annuka, Noelle Resende, Renata Trajano, Sílvia da Cunha Vieira, yTomás Weiinstein. La publicación pertenece a la revista argentina de mediación “La Trama”, publicación trimestral, número 54 de fecha agosto de 2017.

Esta Guía de Mediación Comunitaria contiene un interesante artículo del profesor Alejandro Nató, quien fuera nuestro docente en el Magíster en Resolución Colaborativa de Conflictos, de la Universidad Católica de Temuco.

TEMARIO:

  • Fundamentos y  conceptos de  la  Mediación Comunitaria
  • ¿Qué entender por mediación?
  • ¿Cómo ha evolucionado contemporáneamente la mediación?
  • ¿Cuáles son los elementos distintivos de la mediación?
  • ¿Por qué mediar?
  • Perspectivas críticas de la práctica de la mediación
  • ¿Debe  ser la mediación confidencial?
  • ¿La mediación es  una  práctica institucional o una  capacidad  de las propias  comunidades?
  • CARACTERÍSTICAS DE LA MEDIACIÓN COMUNITARIA
  • IDENTIDAD Y RECONOCIMIENTO  DEL CONTEXTO:
  •  ¿Cómo y para qué reconocer el contexto comunitario?
  • Experiencias de mediación comunitaria en Río de Janeiro y Santiago
  • ¿Por qué la mediación comunitaria es pedagógica?
  • La sustentabilidad política y económica de la mediación comunitaria
  • Mediación comunitaria para una democracia con más contenido (Prof. Alejandro Nató)
  • CONSTRUCCIÓN DE CIUDADANÍA Y MEDIACIÓN
  • América Latina: un lugar de relaciones intensas
  • América  Latina, un  lugar  de  políticas discontinuas y burocráticas
  • El contexto  sociopolítico conflictivo y  violento que predomina en la región:  la necesidad de generar nuevos paradigmas
  • ¿Mediación comunitaria como  opción en la seguridad ciudadana?
  • Mediación Comunitaria.  Gestión de los conflictos y participación social
  • Los principios  y los  cuidados de  la práctica de  la mediación  en el contexto latinoamericano
  • ESTRATEGIAS PARA LA IMPLEMENTACIÓN DE UN CENTRO DE MEDIACIÓN COMUNITARIA:
  • Elegir un barrio o una comunidad
  • DIAGNÓSTICO
  • Temas o conocimientos relevantes
  • Algunos instrumentos
  • Comunicación
  • El Centro de Mediación Comunitaria  – CMC, objetivos, funcionamiento
  • La experiencia de las Unidades de Justicia Vecinal  (UJV) en Chile
  • ¿Es posible la práctica  de  la Mediación Comunitaria en espacios autoritarios?
  • Redes de solidaridad
  • Redes y recursos  locales
  • Un espacio permeable y flexible a los cambios y a las culturas locales
  • Sugerencias de  acciones para  medir   los  efectos en  un Centro de Mediación Comunitaria:
  • Algunos instrumentos de evaluación
  • LA MEDIACIÓN COMUNITARIA EN EL CONTEXTO  LATINOAMERICANO

GUIA DE MEDIACIÓN COMUNITARIA

Cuatro vértigos argumentales sobre la enseñanza de los derechos humanos

Este artículo escrito por Mario Alfredo Hernandez, profesor de Derecho y Filosofía de la Universidad Autónoma de Tlaxcala, México,  analiza cuatro vértigos argumentales, es decir, cuatro escollos aparentemente insuperables y sobre los que existen posiciones teóricas encontradas en la argumentación en derechos humanos, mismos que dificultan los procesos de comprensión y enseñanza de los fenómenos jurídicos. Se trata del así llamado síndrome de Platón, el fundamento moral de los conceptos juridicos, las diversas narrativas sobre el origen del paradigma de los derechos y el problema del fundamento mismo de estos derechos. El propósito es mostrar que cualquier intento de comprender y enseñar derechos humanos tiene que hacerse cargo de estos vértigos argumentales y asumir una postura crítica.

Francia establece la mediación obligatoria como paso previo a la vía judicial en asuntos de familia

Habría que realizar algunas modificaciones en la Ley de Enjuiciamiento Civil para dotar a la mediación de la importancia que ahora no tiene.

Desde el próximo 1 de septiembre y hasta el 31 de diciembre del 2019 Francia ha establecido una medida para impulsar la mediación a nivel familiar. Sin haber intentado la mediación no se admitirá dicha demanda. La medida se establecerá  en los juzgados de Bayona, Burdeos, Cherburgo, Nantes, Nimes, Montpellier, Pontoise, Saint Denis, Rennes, Tours y Evry.

 Este protocolo de actuación se firmó el pasado 7 de julio ante la presencia de diferentes autoridades.

Para Ana Criado, presidenta de la Asociación Madrileña de Mediadores (AMM) “hemos sabido que el pasado 11 de julio en el semanario Le Republicain se publicada una noticia en la que se indicaba que en el Tribunal de Primera instancia de Evry, al lado de París, se iba a desarrollar un programa piloto para el desarrollo de métodos extrajudiciales de resolución de conflictos. Esta medida ha sido muy comentada por los propios mediadores. Queremos que el Ministerio de Justicia y nuestros legisladores tomen nota de ella”, indica.Esta iniciativa, indica Criado “se ampara en la ley gala de modernización de la justicia donde se indica la mediación previa obligatoria para aquellos litigios relacionados con la autoridad parental y las pensiones alimenticias. La idea que hay en el país vecino es que en diferentes poblaciones francesas, y en un periodo de tiempo que va entre el 1 de septiembre de este año hasta el 31 de diciembre del 2019, se establezca la mediación obligatoria. Sin ella no se podrá tramitar ninguna demanda”, advierte.

A juicio de esta mediadora, la apuesta de Francia por la mediación es seria y real. “no se trata de un mero acto administrativo sino que el acudir a la mediación se haga realmente para encontrar ese acuerdo”. Para la presidenta de AMM, los jueces franceses se dan cuenta que habrá asuntos que no lleguen a mediación, pero lejos de amilanarse por ello creen que las partes deben intentarlo y por lo menos reunirse una vez con un mediador para intentar lograr ese acuerdo extrajudicial”.

Nuestra interlocutora nos señala que no es la única medida aprobada en Francia para el fomento de la mediación “ en marzo del 2015 se aprobó el Decreto sobre la simplificación del procedimiento civil en la  comunicación electrónica y la resolución amistosa de conflictos; de esta forma se modificaba el artículo 56 del Código Civil francés para obligar al demandante a acreditar los esfuerzos de acudir a un procedimiento de mediación antes de la presentación de la demanda bajo sanción de nulidad en el caso de no hacerlo”.

Para Ana Criado” hay que seguir la línea de Francia e Italia que han apostado por la mediación. Necesitamos la colaboración de todos los agentes jurídicos para lograr este tipo de situaciones. Junto con ello habría que hacer varias reformas legislativas en nuestra Ley de Enjuiciamiento Civil para dotar a la mediación de la importancia que ahora no tiene por desgracia”. En opinión de esta mediadora, en cuestión como modificaciones de medidas en divorcios o separaciones o cuestiones de pensiones alimenticias el sitio de la mediación es claro.

En España la estructura judicial dificulta la mediación

Pascual Ortuño es magistrado de la Audiencia Provincial de Barcelona y vicepresidente del Grupo Europeo de Magistrados Pro Mediación (GEMME), su valoración de este paso dado en Francia para que la mediación arraigue es claro “la experiencia de la mediación obligatoria en causas de familia del tribunal de Every (Francia) no es novedosa por cuanto se inscribe en la misma línea que un número significativo, casi de un 15 % por los tribunales franceses, está siguiendo desde hace años para intentar vencer la inercia que rechaza la mediación como método más indicado para la resolución de este tipo de procesos”.

Al mismo tiempo señala que “tampoco es nueva en España. Los Juzgados de Primera Instancia de Barcelona ya acordaron una medida similar hace tres años, y las dos secciones de Familia de la propia Audiencia Provincial de Barcelona tienen implantado un plan piloto de derivación a la mediación en casos en los que existen conflictos en relación con los hijos”.

“La diferencia que existe es que en Francia, como en Holanda, Bélgica, Alemania, Portugal o Gran Bretaña, este tipo de prácticas se han establecido desde hace años por impulso de los tribunales, mientras que en España la obsoleta estructura judicial lo dificulta”, señala Ortuño.

Sería necesario introducir una reforma legal que permitiera a los jueces suspender los procesos para enviar a mediación.

Ortuño crítico indica que “somos el único Estado de la Unión Europea que no tiene tribunales ni jueces especializados en familia. Los que se denominan así son juzgados ubicados en grandes ciudades a los que se reparten este tipo de asuntos, pero sin que exista una especialización de jueces, fiscales ni abogados en esta materia. Por otra parte, en más del 70 % del territorio estos procesos están encomendados a juzgados ordinarios mixtos, que llevan tanto penal como civil, y dentro de ésta ramo todo el derecho privado, a excepción del mercantil, que es la única especialización reconocida e implantada a nivel nacional”.

Al mismo tiempo indica la escasa relevancia de la mediación en nuestro país “Desde el CGPJ se está intentando potenciar la mediación con mucho entusiasmo, pero con escasa eficacia práctica porque los juzgados están tan saturados de trabajo que, aun cuando muchos jueces y juezas estarían dispuestos a potenciar la mediación de la misma forma que lo ha hecho el tribunal de Every, no se tiene tiempo material para dedicarse a derivar a mediación”.

 A su juicio “Hay que tener en cuenta que las experiencias de mediación obligatoria impuesta por ley, tal como se ha hecho en Italia y Argentina, tiene un efecto perverso, que es el de convertir el mecanismo en un trámite burocrático. Muchos compañeros nos dan cuenta de que este camino sirve a la larga para desprestigiar la mediación, más que para fomentarla”.

Ortuño cree que hace falta una reforma legal para implantar la mediación “además de las necesarias reformas legales en la estructura judicial, con la creación de la especialidad de familia, la creación de los tribunales colegiados de primera instancia (como el de Every) y de nuevas plazas judiciales, sería necesario introducir una reforma legal que permitiera a los jueces suspender los procesos para enviar a mediación, mas no en todos los casos, sino cuando concurran los indicadores que la aconsejan”.

Y al mismo tiempo considera que “esa facultad debe ir acompañada de la de imponer las costas a la parte que de forma no razonable se niegue a presente una actitud de no colaboración. Esta es la conclusión que hemos extraído de la experiencia piloto de dos años en la Audiencia de Barcelona, pero el desánimo es grande en los jueces que colaboramos en este empeño, pues las prometidas reformas no llegan”.

Ha llegado el momento de las medidas y dejar los debates

Rocío Sampere es la vicedecana del Colegio de Procuradores de Madrid s la coordinadora de IDM, un colectivo que en la actualidad agrupa 17 instituciones, todas ellas, colegios profesionales, agrupados en  www.hablamosdemediacion.es . Recuerda que desde “el año 2008 se debate en Europa sobre la mediación y su obligatoriedad.

En nuestro País antes no se daba el paso de hacer preceptiva la sesión informativa porque no se conocía el sistema y no había suficientes mediadores formados; había, sobre todo,  que conseguir que nuestros Jueces y Lajs confiaran en el sistema.  Ahora, ya con mediadores excepcionalmente formados, con registros, con ideales de calidad, no debería haber más debate, sino medidas”.

Debemos aspirar a un sistema “multipuertas” como en EEUU, apoyado en una legislación fuerte, donde  la justicia sea la última ratio

Para Sampere “es fundamental que el legislador siga en el camino de reformas legislativas que ordenen la sesión informativa como obligatoria, los mediadores podremos cobrar protagonismo y poner en marcha todas nuestras herramientas”.  A su juicio sería útil que hubiera alguna satisfacción para quien consiga acuerdos, o alguna medida para quienes no acudan a la sesión informativa, ahora se nos queda corto que solo haya condena en costas para el caso de allanamiento, quizás también como en RU debería haber condena en costas para quien no acuda a la sesión informativa sin justa razón”.

Respecto a lo que se anuncia en nuestro país vecino, Francia, nuestra interlocutora indica que “Han abierto de nuevo el debate. -que no es nuevo para nosotros-, establecen en asuntos de familia una sesión informativa gratuita para que las partes conozcan que existe el camino del acuerdo, en temas de familia garantizar el cumplimiento de las medidas acordadas es esencial, y se consigue sobre todo porque las partes acuerdan lo que pueden y quieren cumplir, el mediador vigila que sean acuerdos equilibrados pero reales.

En su opinión “buscamos todos una sociedad adulta y responsable, que no sature los Juzgados ni llene de insatisfacción al ciudadano por la dilación, el coste y por el incumplimiento de sentencias. Un sistema “multipuertas” de sobra conocido en EEUU, que tiene que venir de la mano de una legislación fuerte, que ordene que la justicia sea la última ratio, y que estimule el sistema, premiando los acuerdos y sancionando las conductas de quienes utilicen los tribunales como un sistema dilatorio, y por supuesto no se debe permitir la mediación gratuita, salvo en casos especiales recogidos por ley”.

Sobre los mediadores y su cualificación profesional recuerda que “deben acceder como dice nuestra ley 5/2012 por sistemas objetivos y transparentes. Se precisa una evaluación de los programas pilotos realizados y conocer la eficacia en el sistema de designaciones. Un servicio eficaz se logra con una libertad de mercado, los que no sean eficientes desaparecerán. Y después y siempre seguir evaluando”.

Un camino necesario

Para Fernando Prieto, notario y patrono de la Fundación Signum “la reciente iniciativa legal en Francia, al establecer como requisito previo a la interposición de ciertas demandas en materia de familia un intento de mediación, es una nueva oportunidad para la reflexión entre nosotros. Iniciativas como ésta se justifican a partir de un hecho comprobado: la mediación como medio de resolución de disputas jurídicas necesita para su difusión de políticas públicas activas, pues en otro caso su despegue es demasiado lento y se pierde la oportunidad de disfrutar de sus beneficios”.

Para Prieto hay diferentes barreras e inercias fuertes para ser superadas fácilmente como la tendencia a la escalada de la hostilidad en los conflictos, la necesidad de una de las partes que siente la necesidad a que un juez les dé la razón; la dificultad de entender lo que es la mediación, sus técnicas y objetivos y porque puede ser eficaz o el arraigo reduccionista que señala que el ámbito esencial de actuación de los abogados es el de los tribunales ,al igual que el recelo de muchos letrados a pensar que en la mediación se prescinde de ellos o perjudica a sus intereses económicos”.

En este contexto en su opinión “la única forma de revertir de forma rápida y eficaz esa tendencia perniciosa es la promoción de la mediación con medidas que permitan tener una experiencia directa de sus grandes posibilidades. Y la más eficaz de ellas en los países de nuestro entorno ha sido el establecimiento de esta necesidad de sesiones previas a la demanda. Medida que en ellos ha permitido reducir sustancialmente el número de procesos contenciosos y limitarlos a los casos en los que éstos son verdaderamente necesarios”.

Establecer obligatoria la sesión previa o informativa ha permitido en muchos países reducir sustancialmente el número de procesos contenciosos en los últimos meses

Prieto señala que “es preciso destacar que la experiencia británica en juicios de familia demuestra que no basta para superar las indicadas barreras con exigir que quien se plantee demandar se informe unilateralmente de esta opción. La adecuada comprensión de la potencial utilidad de la mediación para superar situaciones bloqueadas y dificultades de comunicación entre los involucrados exige algo más. Y ese es el camino que ha empezado a transitar Francia”.

Sobre cómo adaptar esa obligación en nuestro país indica que “se podría imponerse progresivamente en España en diversas materias que son especialmente adecuadas para la mediación. De tal forma que se vaya así extendiendo el conocimiento y generando un cambio hacia mejores costumbres sociales y jurídicas. A la vez que, con la práctica, irían formándose mejor los mediadores.

Desde luego, “los conflictos familiares, de los que pueden resultar graves daños en menores afectados, resultan un campo idóneo para el establecimiento de medidas en esa línea. Junto con otros como los conflictos hereditarios y entre socios, que también generan grandes pérdidas económicas y sociales”.

El uso de la mediación genera valores añadidos importantes “los involucrados, como ha ocurrido en aquellos países, en la gran mayoría de los casos tendrán buenos motivos para agradecer el haber tenido con esas medidas la oportunidad de sostener un diálogo mucho más productivo para la resolución de sus propias dificultades y disputas. Y en buen número de casos, podrán alcanzar, gracias a la mediación, soluciones mucho más profundas, duraderas y satisfactorias que las que las sentencias, con su pura aplicación de la Ley, pueden ofrecer”.

EUGENESIA Y ÉTICA: LOS RIESGOS DE UNA NUEVA EUGENESIA

  Héctor A. Palma (BuenoHéctor Palmas Aires, 1953) es un filósofo argentino, dedicado a la docencia y la investigación en temas de filosofía de las ciencias en general y de filosofía de la biología en particular, evolucionismo, historia de la eugenesia, metáforas en la ciencia. Realizó su carrera de grado en la Universidad de Buenos Aires, donde se graduó de Profesor en Filosofía en 1991. En el año 2000 obtuvo el título de magíster en Ciencia, Tecnología y Sociedad, y en 2003 el de doctor en Ciencias Sociales y Humanidades, con una tesis sobre metáforas en las ciencias, ambos en la Universidad Nacional de Quilmes. En la actualidad, y desde 1998, desarrolla su actividad en la Universidad Nacional de General San Martín, en la que es profesor titular por concurso de la cátedra de Filosofía de las Ciencias en la carrera de Filosofía y de toda el área de Epistemología. Ha publicado más de 15 libros y más de 100 artículos (véase CV). Además de su carrera académica, fue carpintero hasta 1995. Dirección actual: Buenos Aires.
(Se debe tener instalado un lector de PDF, Acrobat Reader, Nitro PDF, etc.)

LA INTOLERANCIA DESCAFEINADA

Estimados lectores: Hay quienes se las dan de tolerantes, y toleran sólo lo que a ellos les agrada. Se podría decir que practican una "intolerancia descafeinada". A todos ellos va dedicado con afecto este artículo, extractado de fuentes que cito al final.

La tolerancia es un valor, y como cualquier otro valor, debe ser buscado y cultivado, no lo recibimos en los genes, lo tenemos que construir; como la aceptación de lo diferente, la promoción de lo inferior, la solidaridad con la necesidad ajena. Nada de todo ello nos viene hecho, y si bien es estupendo que sepamos darnos cuénta dónde no lo están representando bien, aún mejor es que cada uno de nosotros los construyamos. Cada uno primero en sí mismo, de allí expandirlo a lo que lo rodea, de allí a los que, como onda, entran en contacto con lo que nos rodea, y de allí, quién sabe, tal vez la generación siguiente reciba de regalo un mundo un miligramo más tolerante, abierto y solidario, como nosotros hemos recibido un mundo un poco más tolerante, abierto y solidario (aunque no necesariamente mejor en otros aspectos) que el de hace tres o cuatro siglos, y que nos jactamos como si fuera un logro propio, cuando posiblemente se debe a un trabajo que otros hicieron y que nosotros no estamos haciendo. Es una tarea continuada y larguísima, posiblemente interminable, porque de lo que se trata es de domesticar eso que somos nosotros mismos, no al papa éste o aquél, no al rabino éste o aquel, no al científico éste o aquél, sino a cada hombre, de cualquier extracción, de cualquier ideología, de cualquier creencia o falta de ella. La tolerancia es un valor faltante en todos los hombres, y una tarea a construir también en cada uno.

Vivimos en una época en la que afirmar que el matrimonio es únicamente entre un hombre y una mujer es retrógrado y que pensar así te hace intolerante u homofóbico. También estamos en esa época de la “liberalización” de la mujer, donde la idea de ser madre a tiempo completo es signo de debilidad, utilizar métodos de planificación natural es algo anticuado y  defender la vida desde la concepción es ilusorio.

Quiero decirles que todavía habemos muchos jóvenes que pensamos distinto aunque el mundo crea que estamos en extinción, sin embargo en nombre de la “tolerancia” han callado nuestra voz y nos han hecho creer que nuestras ideas ya no tienen lugar en el mundo actual. Ryan T. Anderson de Heritage Foundation y co-autor de “What is Marriage?” decía en una conferencia que actualmente en Estados Unidos si eres un abogado de una firma legal muy grande o estudiante de una prestigiosa universidad, es más difícil declararte como un conservador cristiano que declararte gay, lesbiana o transexual. También decía que hace más de diez años cuando el era más joven y estudiaba en Princeton era más difícil decir que estabas en contra de matrimonio homosexual, que decir que estabas a favor.
Tolerancia intolerante

Para ilustrar el tema de la tolerancia, elegí una de las imágenes iniciales de El Sacrificio, de Tarkovski, ya que precisamente una de las cuestiones que trata allí es que la perseverancia en regar el árbol seco, contra viento y marea, quizás produzca un efecto inesperado, y surja algún brote: con tantos siglos que el ser humano se viene planteando el problema de la tolerancia, tal vez en algún momento lleguemos a serlo un poco de verdad, no sólo reclamando tolerancia hacia nosotros, sino siendo capaces ante todo de brindarla a los demás.

En nombre de la tolerancia se ha discriminado la libertad de conciencia, atacándonos y criticándonos de “intolerantes” porque no creemos lo mismo que los demás. He visto videos en donde feministas escupen, insultan y agreden a los templos católicos, he vivido en carne propia la manera en que agrupaciones amenazan y gritan en reuniones de organismos internacionales cuando alguien habla en contra del aborto, también he vivido como catedráticos de la universidad te hacen de menos por ser “conservadora” invalidando tus opiniones frente a tus demás compañeros, además también he observado peleas en redes sociales y no faltan las discusiones familiares y entre amigos con estos temas.

​Soy partidaria de la libertad de opinión y eso mismo me lleva a pensar que debemos aprender a escuchar los diferentes puntos de vista y aprender a dialogar porque jamás vamos a encontrar a alguien que piense exactamente igual que nosotros. Pero porque no hemos aprendido a dialogar y porque se ha mal utilizado el término “tolerancia” ahora a los jóvenes nos da miedo hablar, pensar y actuar de una manera diferente.

Y es que puede ser que una debilidad nuestra ha sido la falta de propuestas positivas en un mundo tan negativo como este. Nos ha faltado mostrar la belleza del matrimonio, la alegría de la castidad, lo maravilloso de la vida, lo positivo de una familia unida. Por eso desde ahora, nosotros los jóvenes, debemos cambiar nuestra estrategia y convertir a esta sociedad una sociedad a favor de la verdad,  la libertad, la vida y familia. Empoderar a los jóvenes para que busquen trascendencia en sus acciones para el bien propio y del prójimo y así podamos verdaderamente establecer una civilización que busca la verdad, la justicia y la paz.

Fuentes: Extractado de artículos publicados por los siguientes autores:
Mónica Marín, Guatemala: http://www.lafamiliaimporta.orgAbel de la Costa, España: https://www.taringa.net

 

MEDIACION FAMILIAR EN CHILE, ANÁLISIS DE LAS DECISIONES TÉCNICAS

MEDIACIÓN FAMILIAR EN CHILE, ANÁLISIS DE LAS DECISIONES TÉCNICAS

Compartimos una tesis elaborada por María  Natalia Castro Lizama, para obtener el grado de Magíster en Análisis Sistémico Aplicado a la Sociedad, en la Universidad de Chile.

 

En ella se analizan las decisiones técnicas que adopta un mediador durante la resolución de conflictos. Elaborada en Santiago el año 2015, nos ofrece una perspectiva  para reconocer  la  innovación  de  una  política pública judicial que promueva la participación de la ciudadanía, y propone un procedimiento en vías de diferenciación, socialización y estabilización de nuevas expectativas para la función del derecho en materias de familias. Finalmente, señala la importancia de incorporar en la Pauta  ECAME,  los  Derechos  de  la  Infancia  en  la  conducción  del  dispositivo  de  la mediación, tanto para visualizar la expresión como para fortalecer el ejercicio ciudadano de niños, niñas y adolescentes (NNA).

Para visualizar el documento, debe tener instalado un archivo lector de PDF.

 

 

DÍA DEL PADRE

Escuchamos hablar sobre la importancia de la educación y formación en esos ámbitos; sin embargo nos hace falta profundizar en el papel que juegan los padres de familia, primeros educadores, en esta temática. Y cuando hablamos de transmisión no nos referimos exclusivamente al ámbito de la transmisión de conocimientos, sino también a la experiencia y al impacto que la relación en sí misma tiene entre unos y otros.

Recientemente tuvimos la oportunidad de ver una película titulada Fathers and Daughters (Padres e Hijas), ¡altamente recomendada!, protagonizada por Russell Crowe y Amanda Seyfried, donde se aborda el tema del abandono que sufre una niña, físico por parte de su madre y emocional por parte de su padre; y las consecuencias que esto causa en su esfera afectiva en la adolescencia y juventud.  Con base en eso se presenta el análisis de la importancia del vínculo afectivo entre un papá y su hija:

Vínculo padre e hija

Es importante resaltar el rol de cada miembro de la familia. Hay una razón del porque el valor de la madre y el valor del padre y nos enfocaremos en este momento en el padre.
Entendemos por vínculos afectivos del intercambio  de sentimientos cariño, amor, respeto, tiempo compartido, etc. prácticamente todo lo que hacemos las personas. Su influencia en los diferentes actos y comportamientos, así como la forma de ser de la niña.

Vínculos sanos y seguros aportan:

  • tener relaciones sanas en la vida adulta,
  • fortalecimiento de la autoestima,
  • la seguridad y la confianza de las personas.

Vínculos afectivos inseguros

  • generan inseguridad
  • baja autoestima
  • desconfianza y por lo tanto puede llevar a relaciones afectivas poco sanas en el futuro.

Hablando sobre el abandono,  se estructura la falsa personalidad y se determina, entre otras cosas, se desencadenan las  conductas compulsivas y destructivas. La falta de comprensión del hecho de haber sido abandonados, aunque  haya sido por cualquier razón (como  la muestra el padre en la película), crea un vacío existencial que aísla, deprime y propicia, en ocasiones, una pérdida de autoestima y estados de angustia y confusión intensos En casos extremos se puede llegar a algo muy cercano a la fractura de la personalidad, es decir, a severos problemas psicológicos y mentales.

Si la huella de abandono permanece a lo largo del tiempo, el individuo puede desplazar ese sentimiento a personas con quienes mantiene una estrecha relación afectiva y  puede llegar a crear vínculos un tanto enfermizos y co/dependientes atribuidos al temor que experimenta al recordar anteriores abandonos y separaciones.

Clave en énfasis de la película

  • Hay mujeres que se sienten indignas de recibir el amor de un hombre por la fractura emocional que les ha causado el abandono de su padre.
  • La huella del abandono conlleva no solo el miedo a ser abandonado sino también el temor a ser rechazado y a comprometerse.

El padre es una figura tan significativa en la vida de cualquier mujer que aunque se haya ido sigue vivo en la mente de los hijos e incluso en su corazón.

El abandono tiene que ver con su sexualidad. Generalmente desarrollan un miedo al compromiso como un mecanismo de defensa. En las relaciones, estas mujeres a menudo se esfuerzan por tener relaciones emocionales pero huyen cuando las cosas van perfectamente bien por miedo a ser rechazadas, lo que abre nuevamente la herida temprana de ser “rechazada” por el padre. Esto hace que no puedan tener una relación exitosa de forma permanente con un hombre.

Toda niña necesita la figura significativa del padre y de la madre, la cual la cuiden, la amen, se preocupen por ella, pasen tiempo con ella y sobre todo que la eduquen. Es una función natural.  Ser padre no es fácil, pero existen medios que se pueden utilizar para poder formar buenos padres y buenas hijas. Es cuestión de querer FORMAR con la luz de la razón.

Creemos fielmente que uno de los ámbitos en los que más se deben trabajar hoy en día, para empoderar a la familia, es el vínculo de papá y mamá con sus hijos. Cada uno de ellos aporta innumerables beneficios para el desarrollo integral de un niño, y cada uno de estos debe ser fomentado. Para que la relación entre padres e hijos sea sana y exitosa, se debe trabajar de la mano la relación entre esposos, y antes de esto el descubrimiento personal de la esencia de la persona, la dignidad humana y el autoestima.

Fuente: http://www.lafamiliaimporta.org/