CUANDO LOS MEDIADORES CAMINAMOS AL BORDE DE LA CORNISA

Cuando los mediadores hacemos sugerencias a las partes, podemos decir que caminamos al borde de la cornisa.

¿El mediador puede hacer sugerencias a las partes sobre procedimientos menores? Si lo hace, ¿Le quita protagonismo a las partes?

Cuando hablábamos del caso de la mediación entre el piloto de vuelos internacionales con la azafata de vuelos nacionales, y la dificultad de establecer relación directa y regular del padre con los hijos, sólo cabría la posibilidad de hacer sugerencias un tanto inverosímiles. Decirle por ejemplo, “Bueno, cuando tú estés en África, te las tienes que arreglar para viajar hasta acá por un día a ver a tus niños”. Ante esa “sugerencia” del mediador, casi seguro el padre va a decir “Es imposible!!”; entonces el mediador estará disparando, activando el mecanismo de pensar en opciones, que se transformen en alternativas.

Normalmente, para ayudar a trabajar las opciones, hay que “retrabajarlas”. Para hacer eso, nada mejor que la técnica del “abogado del diablo”. El nombre de abogado del diablo proviene del Derecho Canónico, y se refiere a las causas de las canonizaciones de los santos; el abogado del diablo trata de echar abajo el proceso mediante la formulación de argumentos que desestimen la causa del candidato.

En mediación, utilizar la técnica del “abogado del diablo” equivale a tratar de “pinchar” el acuerdo.

En otras palabras, el mediador buscará hacer preguntas para ver por dónde se nos puede caer el acuerdo. Preguntas tales como: ¿Qué pensará de esto su nueva pareja? Esto se hace para ver si podemos lograr un acuerdo fortalecido, sustentable.

Siguiendo el modelo de Harvard llegamos al final de la fase 2: Mejorar la propuesta de las partes.

Desde un punto de vista sistémico, todo elemento de un sistema produce cambios al interior del mismo; ello equivale a decir que si bien es cierto el mediador debe permanecer neutral, esa neutralidad NO equivale a que el mediador sea un cero a la izquierda. El mediador, con la utilización hábil de las técnicas antes descritas, va produciendo cambios al interior del sistema.

A este respecto debemos mencionar que de acuerdo a lo antes visto, el modelo de Harvard los medidores argentinos lo “argentinizamos”, porque el modelo argentino incluye elementos que no están en el modelo original: preguntas aclaratorias, resúmenes. Y ustedes los chilenos, aprendieron del modelo argentino.

También hay que decir que el modelo de Harvard ha seguido evolucionando, ha tomado en cuenta los sentimientos, lo emocional, etc., elementos que no están en el modelo original de los años 85. No olvidemos que también Sara Cobbs, del modelo circular narrativo,   pasó por Harvard como consultora de esa escuela, y dejó ahí también su aporte.

Hasta la próxima entrega. Gracias a todos quienes nos envían comentarios, incluyendo a mediadores de otras latitudes; imposible publicarlos todos.

 

Publicado por

Patricio Rebolledo Schmidt

Patricio Rebolledo Schmidt

Concluida su enseñanza media ingresó en el año 1976 a la carrera de Ingeniería Comercial, en la Universidad de Chile sede Viña del Mar, ubicada en 7 Norte con Pasaje La Paz. Luego de cursar dos años, se desilusionó de la carrera por el marcado acento neoliberal de la misma, que privilegiaba lo que se denominaba en ese entonces el laissez faire, l expresión francesa que significa «dejen hacer», refiriéndose a una completa libertad en la economía: libre mercado, libre manufactura, bajos o nulos impuestos, libre mercado laboral y mínima intervención de los gobiernos. En la búsqueda personal de una vocación más humanista y cristiana, Ingresó en el año 1978 en el Pontificio Seminario Mayor "San Rafael" de Valparaíso, siguiendo un impulso por estudiar la carrera sacerdotal. Egresó de dicho centro de estudios sin ordenarse sacerdote el año 1986. Dichos estudios marcaron en él una profunda convicción cristiana y un gran amor por la Iglesia. 1980: Bachiller en Filosofía, Universidad Católica de Valparaíso 1984: Profesor de Teología, Universidad Católica de Valparaíso 2002: Postítulo en Informática Educativa, Universidad de Los Lagos, Osorno 2005: Postítulo en Mediación Familiar, Universidad de La Frontera, Temuco 2012: Postítulo en Mediación Familiar, Universidad Católica del Norte 2014: Magíster en Mediación Familiar, Universidad de Aconcagua 2016: Alumno de Magíster en Resolución Colaborativa de Conflictos, Universidad Católica de Temuco.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*