COLOQUIO INSTITUCIONAL UCT TEMUCO

20 de Mayo de 2017

Clase del profesor: Antonio Bentué, Prof. Titular Adjunto de la PUC.

“Desafío de Dios como agente unificador de la religión y de la sociedad”.

Lo propio de la universidad no es la dispersión, sino la unificación. Es el ideal de la universitat.

Como unificar los entes de la multiplicidad en un ser. Las tradiciones antiguas del Brhamanismo son politeístas, pero llegaron al monoteísmo.

En la tradición católica hay tres criterios unificadores:

1 Dei Verbum: Cómo entender la revelación, del Concilio Vaticano II, marcó un hito. El doc 11 afirma que todo lo que ha sido escrito en la escritura lo ha sido por nuestra salvación, no por nuestra información. ¿Salvar de qué? ¿De un cáncer terminal?. Dios es sentido, ejemplo: hay un tapón de corcho, viene un perrito, lo olfatea y se va. Viene una persona y se prgunta qué es, la premodernidad o explicará por un mito; viene un hombre moderno y dice: “Hay máquinas que lo pueden hacer”, entonces mira al hombre premoderno y le dice: ya no necesito tu mito”. Entonces surge la explicación causal de toda la realidad. De pronto surge un tapón con una mancha color granate, alguien dirá es un milagro; el científico estudiará el tapón, y explicará la excepción por causas naturales.

El positivismo excluye la idea de lo sobrenatural.

Reduce el problema a la relación de causa efecto. Dios entonces ha muerto, porque es visto como relación causal. Pero el hecho de explicar las causas no implica conocer el sentido de hacer tapones.

En el ejemplo hay una posibilidad de que no tenga sentido, una filosofía del absurdo. La insoportable levedad del ser, Kundera, Sartre, etc. El riesgo de que todo sea por nada. La otra posibilidad es: no, esto tiene que tener sentido. Si no, nada tiene sentido, da lo mismo la Bolocco que Teresa de Calcuta. El criterio sería el poder.

Volviendo al ejemplo, si hay tapones, es porque tiene que haber botellas.

Dios nos salva de la idea de que todo sea por nada. Dios es la botella del ejemplo.

¿Cuál es el contenido de esa botella?

2.- Unitatis Redintegratio: El Concilio Vaticano II es un documento de ecumenismo, reconoce la verdad de todas las variantes del cristianismo.

Este documento dice que al confrontar las doctrinas, incluso al interior del catolicismo, hay un orden o jerarquía de dichas verdades. No todas las verdades valen lo mismo, no todos los dogmas valen lo mismo, es más lo que nos une que lo que nos separa. Al jerarquizar, obtenemos criterios de unidad. Jerarquizar también en el tiempo. La biblia es un proceso de relación en el tiempo que se va dando en forma progresiva. Hay un proceso, porque así funciona el desarrollo de las cosas, de la historia, de la vida.

El fundamento de la fe cristiana es la muerte, la vida, la convivencia.

Viene el derrumbe de la torre de Babel,  surge Abrahám. Vienen las promesas de Dios. Estas promesas culminan en la salvación, Jesús (salvador) cumple las promesas, de la muerte a la vida, la convivencia es Pentecostés.

Esa es la esencia salvífica del cristianismo.

3. Los lenguajes. Siempre son limitados. El 170 del Catecismo Católico dice que: “No creemos en las fórmulas, en los enunciados dogmáticos, sino en las realidades que la fe nos permite “tocar”. ¿Dios es eternamente padre?¿O es madre? ¿O está marcado por una cultura patriarcal? Entonces, más que los enunciados literales, lo que vale es la realidad que quiere significar.

Lo unívoco es lo que yo conozco y lo aplico a algo igual, no me equivoco, pero si aplico un concepto a otra realidad, es un concepto equívoco. Pero lo que decimos de Dios es equívoco, pero no es puramente equívoco sino análogo.

Lo que decimos de Dios por ejemplo; que es inefable, infinito, inmenso , etc. dice Tomás de Aquino, son conceptos unívocos. Pero que es lo infinito, lo que no es finito; entonces sería teología negativa. Entonces en el credo hay una mezcla de lenguaje, entre unívoco y equívoco. Entonces la genialidad de Tomás de Aquino fue aplicar la analogía, para eso hay que corregir: Dios es padre, en el sentido del concepto más universal de lo que es ser padre y ser madre.

Dios es “omnipotente” es una idea humana aplicada a Dios, porque en el mundo aplicamos el poder. La eminencia desborda en la aplicación.

La palabra de la revelación trasciende toda imágen.

Los ateos no dejan de tener razón al pensar que el hombre ha creado a Dios. La palabra revelada no es sacralizar al narcisimo, no está al servicio del poder.

Esta realidad la conocen bien los místicos. Recomiendo leer un análisis de la religión, que se plantea ( Rudolph Otto, “Lo santo”).

El entiende 4 categorías:

  1. Lo numinoso: El sentimiento es de no autonomía, hay un fundamento del ser que es trascendente al ser. Eso es una experiencia numinosa.

Es el experimentar una experiencia numinosa.

2. Lo tremendum es el temor sagrado, variado del mismo numen.

3. Misterio. El místico es aquel que ve la espalda de Dios. La vida es para buscar a Dios, la muerte es para encontrarlo (Padre Hurtado).

4. Fascinación. El cielo es fascinante, Dios siempre será más, el cielo no es estático, será un fondo sin fondo. El cielo no es aburrido, no es que sea más entretenido la reencarnación continua. Es lo contrario a la moda, de ir cambiando modos para no aburrirse, aunque al final te aburre igual.

DESAFÍO INTERRELIGIOSO EN EL CONTEXTO REGIONAL DE LA ARAUCANÍA.

Fernando Zúñiga, Dr. en linguística comparada, entre muchos otros títulos, escribió un libro sobre el lenguaje mapudungún. Habla sobre la riqueza oral del mapudungún.

 

 

Publicado por

Patricio Rebolledo Schmidt

Patricio Rebolledo Schmidt

Concluida su enseñanza media ingresó en el año 1976 a la carrera de Ingeniería Comercial, en la Universidad de Chile sede Viña del Mar, ubicada en 7 Norte con Pasaje La Paz. Luego de cursar dos años, se desilusionó de la carrera por el marcado acento neoliberal de la misma, que privilegiaba lo que se denominaba en ese entonces el laissez faire, l expresión francesa que significa «dejen hacer», refiriéndose a una completa libertad en la economía: libre mercado, libre manufactura, bajos o nulos impuestos, libre mercado laboral y mínima intervención de los gobiernos. En la búsqueda personal de una vocación más humanista y cristiana, Ingresó en el año 1978 en el Pontificio Seminario Mayor "San Rafael" de Valparaíso, siguiendo un impulso por estudiar la carrera sacerdotal. Egresó de dicho centro de estudios sin ordenarse sacerdote el año 1986. Dichos estudios marcaron en él una profunda convicción cristiana y un gran amor por la Iglesia. 1980: Bachiller en Filosofía, Universidad Católica de Valparaíso 1984: Profesor de Teología, Universidad Católica de Valparaíso 2002: Postítulo en Informática Educativa, Universidad de Los Lagos, Osorno 2005: Postítulo en Mediación Familiar, Universidad de La Frontera, Temuco 2012: Postítulo en Mediación Familiar, Universidad Católica del Norte 2014: Magíster en Mediación Familiar, Universidad de Aconcagua 2016: Alumno de Magíster en Resolución Colaborativa de Conflictos, Universidad Católica de Temuco.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*