VIOLENCIA DE GÉNERO

En este interesante artículo, María Luisa Maqueda Abreu, Catedrática de Derecho Penal de la Universidad de Granada, expone un análisis sobre la violencia de género y devela las razones que a su juicio explican la resistencia social a admitir una realidad tan persistente como alarmante, que se ha invisibilizado a los ojos de la sociedad actual.

LA VIOLENCIA DE GÉNERO

(Tener instalado lector de PDF)

La ilustración corresponde a Victoria Frances, nacida en Valencia, ciudad en la que cursará sus estudios de Bellas Artes. Una larga estancia en tierras gallegas y varios viajes marcaron su futura trayectoria artística y personal. FAVOLE, su primera obra ilustrada, muestra temáticas desde lo romántico a lo mágico y ancestral, influenciada por la expresividad de las pinturas prerrafaelitas y las obras más legendarias del género gótico. Fue obra revelación en diversos certámenes y cosechó un gran éxito en los países donde se publicó. Se puede visitar su sitio web en:
http://www.victoriafrances.es

ENFOQUE SISTÉMICO DE LA FAMILIA

En este artículo, Mónica Beatriz Valgañón, Miembro de Comité Académico y Docente titular de la Universidad de Cuyo, Argentina y de la Universidad de Aconcagua, Chile, expone que es imposible pensar a un individuo aislado de intercambios permanentes con el medio en el que vive.

Es como si se lo aislara de aquello que precisamente le da vida: sus múltiples y variadas relaciones. Propone la adhesión a un paradigma social expansivo, que modifica profundamente los modos de entender al hombre, el proceso de salud y por ende, la tarea del psicólogo.

DIAGNOSTICO SOCIAL

(Requisito: tener instalado Acrobat Reader o lector de PDF).

COMO MEDIAR CESE DE ALIMENTOS ENTRE UN PADRE Y SU HIJA MENOR DE EDAD CASADA

Un padre y su hija menor de edad casada (16) se acercaron a solicitar mediación por cese de alimentos.

Si no estuviese casada, la representante legal de la hija menor de edad sería la madre ( o el padre, si este tuviese a su cuidado a la hija mediante sentencia de cuidado personal); pero por el hecho de estar casada, está emancipada, y no puede ser representada por la madre.

Tampoco puede ser representada por el marido, porque por ya no existe la figura de la incapacidad relativa de la mujer casada.

Tampoco puede actuar por sí misma, por ser menor de edad.

¿QUÉ ES LO QUE  DEBE HACER EL MEDIADOR EN ESTOS CASOS?

Se lo preguntamos a una jueza de familia, quien con toda amabilidad nos informó lo que debe hacer el mediador en ese casos:

  •   La solicitante por ser menor de edad y casada se encuentra emancipada por lo que no tiene quien la represente legalmente ya que no está sujeta bajo patria potestad como tampoco cuidado personal, por lo que no puede firmar acuerdo en  mediación.

Hay dos caminos para logra el objetivo que es cesar la pensión:

  1. Que a la adolescente se le designe curador general por medio se solicitud interpuesta en el tribunal, debiendo presenta demanda, solicitar audiencia lo antes posible, y coordinarse con defensor público. (debe presentarse con abogado)
  2. Que den por frustrada la mediación ingresen al tribunal demanda de cese. En el primer otrosí se debe solicitar el nombramiento de curador ad litem y en la audiencia debe acudir la adolescente, el curador designado y el padre demandante, pudiendo arribar en esa audiencia a conciliación.

 

MATRIMONIO Y REGÍMENES PATRIMONIALES

 MATRIMONIO Y REGÍMENES PATRIMONIALES

El matrimonio es, sin duda  alguna,  el contrato más importante en el derecho de familia, puesto  que es esta unión la que da origen al núcleo  fundamental de la sociedad  civil. La legislación  que regula esta institución se forjó al amparo de un hecho indesmentible: las diferencias de todo  orden que existen  entre el hombre y la mujer. Desde  luego,  cabe  a cada  uno  de  ellos roles  diametralmente dis- tintos  en el funcionamiento de la familia, en la vida laboral,  y en la relación con  los descendientes comunes. A partir  de esta constatación, la ley fue  evolucionando, generándose  una  legislación “protectora” de la mujer,  atendido el hecho de que ella estaba en situación  de menoscabo respecto del marido. En los últimos  años ha ido variando  ostensiblemente el papel  de la mujer  en la sociedad,  incorporándose ella  al  proceso productor  en  condiciones semejantes a las que  rigen  para  los hombres. Consecuencia inmediata  de  este  hecho ha  sido  el  surgimiento de  un  movimiento “feminista” que aboga por una  igualdad absoluta  entre hombres y mujeres  en  el orden jurídico, lo cual  ha  tenido especial  eco  en numerosos sectores  de  nuestra sociedad.   Se  ha  abierto de  esta manera una corriente ideológica que postula  poner fin a la legislación  protectora, porque de  ella se seguiría  un  menosprecio para la dignidad de la mujer.  Creemos  que esta posición  es equivocada y, aun  cuando todos  los sujetos  jurídicos  son  iguales  ante  la ley, corresponde a ésta amparar a aquellos  que,  en atención a la función  social que  están  llamados  a realizar,  requieren de  un  trato especial  que  sólo puede manifestarse mediante un estatuto jurídico capaz de equilibrar las posiciones  de quienes participan en una misma situación  intersubjetiva.

Es indiscutible que el hombre y la mujer  tienen roles y funciones  muy diversos en  el matrimonio, sea por  obra  de  los hábitos, costumbres o  valoraciones ancestrales y, aun,  por  efecto  de  las diferencias biológicas  que  la  ley no  puede soslayar.  En  nuestra sociedad  corresponde al hombre la obligación esencial  de procurarse  los medios  de  subsistencia   para  el  núcleo   familiar,  y a  la mujer  el cuidado preferente de la prole.  Se dirá que este enfoque representa una  visión retrógrada de la pareja.  Pero  una  cosa es el enfoque ideal  –la  visión  ideológica que  se  abraza–  y otra  muy distinta  es la realidad social. Dígase lo que se quiera, pero  lo cierto e irrebatible es que,  en  el actual  estado  de  evolución  en  nuestro medio,   estas  funciones están  perfectamente asumidas   en  la  in- mensa  mayoría  de  las parejas  matrimoniales. Mientras  esta realidad  no  varíe,  la  ley no  puede desentenderse de  ella,  dejando desprotegido a quien  es la parte  débil de la relación.

Abordamos a este respecto una  cuestión  crucial.  Como  lo hemos sostenido siempre, no puede legislarse  al margen de la realidad social. El poder de la norma es relativo y, si bien puede ella ir perfeccionando las costumbres, no puede hacerlo como si fuera  a aplicarse   en  un  ámbito   imaginario y no  real.  El  derecho para subsistir y regular las relaciones sociales requiere que la norma sea cumplida espontáneamente, y esto sólo ocurre cuando ella es ca- paz de interpretar los valores, costumbres y hábitos  de la comunidad en que está llamada a regir. Los órganos  represivos (destinados a sancionar e imponer conductas de reemplazo que  sustituyan  el cumplimiento de la ley) están  concebidos sólo para  abordar situaciones  de excepción. Si el incumplimiento de la ley se generaliza, lo cual sucederá siempre que ella fuerce  excesivamente la realidad social,  el derecho deja  de  ser  eficaz y no  existe  medio  ninguno para  restaurar el orden quebrantado. De  aquí  que  el legislador deba,  con  extrema  sensibilidad, “auscultar”  las costumbres que prevalecen en  la comunidad y elaborar las leyes sin  sobrepasar aquellos  comportamientos que,  por  lo arraigado que  se encuentran,  no  pueden hacerse  variar en  el corto  plazo.  Mientras  la ley regula  la conducta, la educación y la cultura la van perfeccionando éticamente, aproximándola a las preferencias (valores) que  se quieren realizar.

Lo  que  señalamos  tiene  por  objeto  dejar  sentado, desde  ya, que  los  regímenes patrimoniales en  el  matrimonio tienen que recoger las diferencias y especificidades de  la  pareja,  y que  no pueden estar  inspirados en  concepciones ideológicas  ajenas  a la idiosincrasia del hombre y la mujer.  Todo  ser humano vive inmerso en  una  realidad que  se ha ido formando por  la práctica  cons- tante  de  los hábitos,  los usos, las costumbres, los perjuicios y los valores predominantes, y si la ley se separa  de todos ellos, el único efecto  seguro  es que  se generalizará el incumplimiento de la norma y se burlará el mandato legal.

A partir   de  estos  conceptos, afirmo  que,  conforme nuestra cultura social y jurídica,  la pareja  desempeña roles  diversos en  el matrimonio y que,  por  lo mismo,  la ley debe  amparar a la mujer, en  cuanto sobre  ella  recae  la carga  más  pesada  en  el funciona- miento de la familia. Podrá  esta circunstancia no ser óptima desde una perspectiva ideológica que aspira a igualar  estos roles, pero  lo cierto  es que  no  puede legislarse  a partir  de  la sustitución de  la realidad por  la aspiración, y, si tal ocurre, se condena a la ley a la ineficacia.

Desde  otro  punto de  vista, se puede afirmar  que  la complejidad  y desconocimiento sobre  la forma  en que  operan los regímenes patrimoniales en el matrimonio, ha generado un efecto extremadamente curioso.

Durante el  matrimonio, la  inmensa mayoría  de  las  parejas ignoran la suerte  que  corren sus bienes,  a lo más cuando se trata de constituir un gravamen hipotecario, por ejemplo, se enfrentan a una  exigencia aislada  (una autorización) que  se satisface  formalmente. De esta manera, las normas  que  regulan la situación patrimonial de los cónyuges vienen a aplicarse diferidamente cuando se extingue el matrimonio, o la sociedad  conyugal,  o se sustituye el régimen escogido.  El jurista,  en  esta área,  se transforma en  un  verdadero  arqueólogo  legal,  que  va reconstituyendo  lo ocurrido y asignando los efectos  que,  en su oportunidad, se produjeron (generalmente al disolverse  la sociedad  conyugal  y efectuarse  la liquidación o la partición correspondiente). No faltará quien  estime  que  lo descrito  no  reviste  mayor  trascendencia, ya que  la ley se cumple, aun  cuando los efectos  no  se adviertan al momento en  que  ellos  se  producen. No  participamos  de  esta opinión por  dos razones  fundamentales: primero, porque no  es bueno que  la ley se desconozca en sus efectos  más importantes y sólo  vengan  éstos  a  advertirse   cuando la  relación concluye;  y, segundo, porque como resultado de lo señalado se dejan  de computar   una  multiplicidad  de  consecuencias  que  quedan simple- mente omitidas   por  el  transcurso del  tiempo (recuérdese  que pueden transcurrir decenas de años entre la celebración del matrimonio y la extinción del  régimen patrimonial que  regula  las relaciones entre los cónyuges).

De lo manifestado se desprende que  hay una  distorsión grave en  este  aspecto  y que  el  legislador  no  puede desentenderse de ello.

En relación a los roles  que  juegan  marido y mujer  en  la vida común respecto de  la familia,  nos  parece claro  que  existen  dos casos  distintos:   a)  aquellos   en  los  cuales  la  mujer   y el  marido realizan  tareas  productivas y obtienen remuneración; y b)  aque- llos en  los cuales  uno  de los cónyuges  (generalmente el marido) se hace  cargo  de la mantención económica de la familia y el otro (generalmente la mujer) asume  las casi siempre ingratas  tareas domésticas. En el primer supuesto, a las funciones productivas de la mujer  deben sumarse  sus obligaciones domésticas, lo  cual  le impone mayores deberes y sacrificios; en el segundo supuesto, las tareas  son diversas, aun  cuando descartamos, en cualquier hipóte- sis, que  la mujer  se desentiende absolutamente de  las tareas  do- mésticas  (sin  perjuicio  de  señalar   que  estas  últimas   sólo  por excepción muy calificada pueden ser asumidas  por el marido). En síntesis, la mujer  afronta mayores  obligaciones que  el marido, so- porta   una  carga  doméstica ineludible, la  cual  subsiste,  incluso, cuando interviene en  tareas  remunerativas para  el  sostén  de  la descendencia común.

Enfrentados a este cuadro, cabe  una  respuesta jurídica  y una respuesta sociológica.  La respuesta jurídica  es acatar  la realidad e intentar perfeccionarla sin  romper abruptamente con  ella,  a lo más conducirla sensiblemente en  el sentido  valórico  deseado. La respuesta sociológica  sólo pueden proporcionarla la educación y la cultura, que  son, a la postre,  las que  determinan esta caracterización.

Nuestro postulado,  en consecuencia,  puede  resumirse diciendo  que  aspiramos a tres objetivos  centrales: dar a conocer  las reglas que regulan las relaciones patrimoniales entre los cónyuges, a fin de que sus efectos  sean ponderados y conocidos  al momento de generarse y no con posterioridad, cuando el régimen patrimonial se extingue; que se ponga acento en la protección de la parte más débil de la relación (la mujer), que casi sin excepción  asume los deberes domésticos sin perjuicio de contribuir, cada día más, a la sustentación económica  de la familia; y, finalmente,  vincular la realidad social  a la normativa legal  sin que  exista  entre  ambas cosas un distanciamiento,  que es la causa última de la ineficacia del derecho y, por ende, de su desprestigio.

Reiteremos que  este enfoque no puede objetarse sosteniendo que se trata de un planteamiento retrógrado o reaccionario, calificativos que  el “feminismo” suele  endilgar a los que  consideran in- justa la plena  y absoluta  igualdad respecto de una  relación en que las partes  no  desempeñan la misma  función ni cumplen los mismos roles. En esta parte,  el movimiento “feminista”, por una errada concepción de la dignidad de la mujer,  sólo contribuye a desmejorar  su situación, dejándola, no  pocas  veces, desprotegida del amparo  que  la organización de  la familia  debe  dispensarle, con  el agravante de  que,  en  definitiva,  esta  desprotección se vuelve en contra  de los hijos comunes que,  como  es natural, a la larga, son los que  soportan con  mayor rigor  los conflictos  que  surgen  entre los padres.

Estas reflexiones, si bien están encaminadas hacia una adecuada política  legislativa, servirán  en este trabajo  para  acentuar nuestro  propósito, ya manifestado en  muchas  otras  publicaciones, en el sentido  de que la ley debe  aplicarse  por medio  de una  interpretación  “finalista” en la que  habrán siempre de prevalecer los valores que se quieren realizar  y los intereses que se quieren proteger, cuestión  esencial en la tarea de todo jurista.

III Taller de Mediación y Resolución Alternativa de Conflictos

El Programa de Negociación de la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Chile, tiene el agrado de invitarlo al III Taller de Mediación y Resolución Alternativa de Conflictos, que organiza en conjunto con el Centro de Arbitraje y Mediación de la Cámara de Comercio de Santiago.
Este año, la charla magistral inaugural será dada por Deborah Lockhart, especialista en resolución alternativa de disputas y CEO del Australian Disputes Centre.

Fecha de inicio: 5 de junio de 2017 

Cupos limitados

 

 

MEDIACIÓN FAMILIAR EN CHILE: CRECE SOSTENIDAMENTE PERO EL PRESUPUESTO BAJA

Según la Revista Chilena de Mediación del año 2016, página 10, el año 2006 ingresaron al sistema de mediación familiar en el país un total de 13.770 causas, en tanto que en el año 2016 ingresó al sistema de mediación familiar un total de 247.980 causas. Es decir, la mediación familiar experimenta en nuestro país un crecimiento sostenido.

Sin embargo, pese  que el presupuesto asignado por el Ministerio de Hacienda para el sector Justicia ha crecido cada año,  para los operadores del sistema de mediación familiar ha ido bajando sistemáticamente, mediante artilugios como los cálculos de los índices variables y porcentajes de logro, de por sí engorrosos, casi ininteligibles, y diseñados para que no se cumplan, lo cual en la práctica ha perjudicado los ingresos de los profesionales de la mediación,  la calidad del servicio de mediación familiar licitada y el buen funcionamiento de los centros de mediación chilenos. Se castiga a los mediadores con puntajes negativos incluso con mediaciones frustradas voluntariamente por las partes, como si el mediador tuviera que forzar el acuerdo.

CUENTA DEL MINISTERIO DE JUSTICIA RESULTADOS DE LA MEDIACIÓN FAMILIAR:

 AÑO 2015:

SISTEMA NACIONAL DE MEDIACIÓN

 Respecto a la implementación del nuevo modelo de contratación y la gestión de los pagos de acuerdo a las nuevas bases tipo del Sistema Nacional de Mediación Familiar Licitado, se presentó un total de 259 ofertas y al 31 de diciembre de 2015 se encontraban vigentes 149 contratos, lo que corresponde a 196 oficinas y 269 mediadores.  A nivel nacional durante el año 2015, el Sistema Nacional de Mediación ha registrado un total de 241.867 causas ingresadas, de las cuales 75.009 (31,01%) corresponden a derivaciones desde Tribunales, 17.135 (7,08%) provienen de las Corporaciones de Asistencia Judicial, 147.890 (61,15%) constituyen ingreso espontáneo y 1.833 (0,76%) corresponden a derivaciones de la Fundación de Asistencia Legal de la Familia (RM). En cuanto a resultados finales del 2015, es importante señalar que las causas terminadas a nivel nacional ascendieron a 215.178, de las cuales 88.997 (41,36%) concluyeron con acuerdo; en 38.261 causas (17,78%) la mediación se vio frustrada después de una o más sesiones conjuntas, y en 7 87.920 causas (40,86%) la mediación se vio frustrada, pero no hubo sesiones conjuntas. Si consideramos sólo las causas en que existieron sesiones conjuntas el nivel de acuerdo aumenta a 69,93%.  Finalmente, respecto al proceso de interconexión con la Corporación de Asistencia Judicial de la región Metropolitana, atendidas a las modificaciones en el modelo de derivación de causas, la Unidad de Mediación se ha abocado fundamentalmente a su adecuada puesta en marcha. En dicho marco, actualmente se encuentra en proceso la tramitación de un Convenio de Colaboración entre la Corporación de Asistencia Judicial de la Región Metropolitana y la Subsecretaría de Justicia, el que tiene por objeto formalizar la coordinación técnica y operativa y la colaboración efectiva mediante el intercambio de información, lo que permitirá dar continuidad a la interconexión entre las plataformas informáticas de ambas entidades, para posteriormente extenderla, a las regiones del Libertador General Bernardo O’Higgins, del Maule y de Magallanes y la Antártica Chilena.  La Ley de Presupuesto para el año 2015 asignó para el Sistema de Mediación Familiar recursos por M$ 8.973.644, debido al aumento de causas se solicitó reasignación Presupuestaria otorgando un total de recursos por M$ 10.370.242 de los cuales fueron ejecutados el 99%.

AÑO 2016:

El 2016 entró en régimen a nivel nacional, el nuevo modelo de contratación de servicios de mediación familiar, donde se modificó la modalidad de pagos, migrando desde un pago 100% variable, por tipo de término de la causa (que incentivaba el logro de acuerdos), a un pago por jornada (que incentiva el proceso de mediación independiente del resultado). Este año se implementaron tres nuevas oficinas en tres nuevos territorios jurisdiccionales. Los tribunales creados son los Juzgados de Letras de Alto Hospicio, Mejillones y Cabo de Hornos, con lo cual Chile cuenta desde este año, con el centro de mediación más austral del mundo. Así, se puede afirmar que existen disponibles a la fecha para la atención de usuarios, 198 oficinas de mediación a nivel nacional, en donde cumplen funciones 380 mediadores, 246 asistentes administrativos, 93 administradores y 134 asesores jurídicos. En cuanto a los resultados obtenidos durante este período, las causas terminadas ascendieron a 218.325, de las cuales 85.458 (39,14%) concluyeron con acuerdo, mientras que en otras 39.756 (18,21%) la mediación se vio frustrada después de una o más sesiones conjuntas. En tanto, las restantes 93.111 causas (42,65%) se vieron frustradas al no realizarse ninguna sesión. En este contexto, si se consideran sólo las causas en que existieron sesiones conjuntas, el nivel de acuerdo aumenta a 68,25%. Según la última encuesta de satisfacción de usuarios realizada por Cadem S.A. durante el año 2016, el 63% de los encuestados califica con nota 6 y 7, a la satisfacción global con el proceso, con una nota promedio de 5,7 entre todos los usuarios. Además, el 85% de los encuestados aseguró que volvería a mediación para resolver otro conflicto de familia. Con el fin de acercar aún más el servicio de mediación familiar a los usuarios se desarrolló el proyecto “agenda tu hora de mediación vía web”, que a la fecha ha permitido que más de seis mil usuarios pudieran requerir el servicio desde la comodidad de su casa u oficina sin generar mayores gastos de traslado al centro de mediación.

En relación al presupuesto vigente final del año 2016 para el Ministerio y sus servicios dependientes, este fue de M$ 13.434.551 y el gasto devengado respectivo alcanzó a M$ 12.872.159, lo cual representa un 95,8% de ejecución presupuestaria.

(Fuente: página web del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Chile)

10 ERRORES DE LOS MEDIADORES

En mediación, el/la profesional influye, sólo por el hecho de estar, ya que al entrar en el terreno de juego, rompe la dinámica que hay entre las partes. Sin embargo, para que el proceso de mediación sea constructivo y útil para las partes en conflicto, la persona mediadora, deberá prestar atención y corregir algunos errores comunes. A continuación dos mostramos 10 errores que la personas mediadoras deben evitar.

1. Hacer demasiadas preguntas

Sabemos que las técnicas indagativas, entre ellas, las preguntas, son fundamentales en mediación. Hay que recoger el máximo de información posible y asegurarse de estar captando correctamente el mensaje. Sin embargo, cuando nos excedemos con las preguntas, corremos el riesgo de convertir el proceso de mediación en un interrogatorio.

2. No respetar los silencios

Los silencios que surgen en mediación resultan útiles para que las partes tengan ocasión de pensar en lo que quieren decir, reflexionar mejor sus respuestas, etc. Además, estos silencios y forma en la que se rompen, nos dan información valiosa acerca de las personas que acuden a resolver sus conflictos.

Sin embargo, cuando la incomodidad que genera soportar el silencio lleva a la persona mediadora a romperlo, o cuando, mientras alguna de las partes habla, el/la profesional está preparando la siguiente pregunta o comentario, en esos momentos, está más pendiente de su propio diálogo interno que del discurso que se genera en el proceso y, por tanto, la escucha no está siendo profunda ni real.

3. Posicionarse

En el proceso de mediación, los relatos que traen las partes están cargados de emociones que la persona mediadora debe gestionar, para evitar que estas le lleven a involucrarse más de lo que corresponde o a posicionarse por alguna de las partes.

La imparcialidad y la neutralidad, son dos principios fundamentales de la mediación. Por tanto, debemos evitar cuestiones como “sentir pena por una de las partes”, para poder atender realmente la historia que nos traen y ayudarles a buscar soluciones sostenibles.

4. Forzar la reconciliación

Debemos recordar que la voluntariedad es un principio básico de la mediación. Forzar a las partes a tener un encuentro cuando no es un buen momento o empujarlas para alcanzar acuerdos, no facilita que estos puedan sostenerse en el tiempo y podría agravar la historia de conflicto o facilitar la escalada en el mismo.

5. Juzgar lo que las partes dicen o hacen

La mediación debe producirse en un espacio libre de juicio, por tanto, la persona mediadora deberá prestar atención a su actitud para evitar hacer juicios durante el proceso. Además, debe esforzarse en evitar y romper los juicios que las personas hacen de la otra parte con el fin de centrarse en la búsqueda de soluciones constructivas.

6. Utilizar un lenguaje muy técnico

En mediación nos encontramos con muchas personas, de condiciones muy distintas y diferentes capacidades, por tanto, deberemos adaptar nuestro lenguaje para facilitar que comprendan el proceso y asegurarnos de que entienden el mensaje.

7. Minimizar el problema

 

Recordemos que la persona mediadora no debe juzgar a las partes, ni la historia que estas traen. Por tanto, es imprescindible evitar cuestiones como minimizar el problema para quitarle importancia o engrandecerlo y darle una importancia de mayor dimensión de la que tiene. Las personas necesitan ser escuchadas y entendidas, no necesitan nuestra opinión. Y aunque la quisieran, no es nuestra labor dársela.

8. Infantilizar a las partes

La mediación debe permitir a las partes alcanzar por si mismas un acuerdo. Son las partes las que tienen el poder de decisión en el proceso de mediación, y son ellas las que deben buscar una solución al conflicto, por tanto, infantilizarlas y quitarles esa capacidad que realmente tienen, está lejos de ser una buena idea.

9. No respetar la confidencialidad

La discreción en el proceso de mediación es un factor determinante para facilitar que las partes se animen a ser autónomas para resolver cualquier dificultad. Por ello, la confidencialidad en el proceso debe ser una garantía a transmitir a las personas y respetarla.

10. Descuidar el espacio de la mediación

 

Debemos recordar que, en mediación, las personas acuden para gestionar o construir soluciones a temas que generan un fuerte impacto en sus vidas, que conllevan dificultades o situaciones de tensión. Por ello, la persona mediadora deberá facilitar a las partes un espacio cálido y cómodo para que puedan abrirse libremente y hablar de estas dificultades.

Como personas mediadoras, somos responsables del proceso de mediación, jamás del conflicto ni, por supuesto, de su resultado. Nuestra labor se centra en despertar posibilidades en las personas para construir soluciones y abordar el conflicto de forma autónoma y adulta.

Tomado de: Fundación Gizagune 17/05/2017

COLOQUIO INSTITUCIONAL UCT TEMUCO

20 de Mayo de 2017

Clase del profesor: Antonio Bentué, Prof. Titular Adjunto de la PUC.

“Desafío de Dios como agente unificador de la religión y de la sociedad”.

Lo propio de la universidad no es la dispersión, sino la unificación. Es el ideal de la universitat.

Como unificar los entes de la multiplicidad en un ser. Las tradiciones antiguas del Brhamanismo son politeístas, pero llegaron al monoteísmo.

En la tradición católica hay tres criterios unificadores:

1 Dei Verbum: Cómo entender la revelación, del Concilio Vaticano II, marcó un hito. El doc 11 afirma que todo lo que ha sido escrito en la escritura lo ha sido por nuestra salvación, no por nuestra información. ¿Salvar de qué? ¿De un cáncer terminal?. Dios es sentido, ejemplo: hay un tapón de corcho, viene un perrito, lo olfatea y se va. Viene una persona y se prgunta qué es, la premodernidad o explicará por un mito; viene un hombre moderno y dice: “Hay máquinas que lo pueden hacer”, entonces mira al hombre premoderno y le dice: ya no necesito tu mito”. Entonces surge la explicación causal de toda la realidad. De pronto surge un tapón con una mancha color granate, alguien dirá es un milagro; el científico estudiará el tapón, y explicará la excepción por causas naturales.

El positivismo excluye la idea de lo sobrenatural.

Reduce el problema a la relación de causa efecto. Dios entonces ha muerto, porque es visto como relación causal. Pero el hecho de explicar las causas no implica conocer el sentido de hacer tapones.

En el ejemplo hay una posibilidad de que no tenga sentido, una filosofía del absurdo. La insoportable levedad del ser, Kundera, Sartre, etc. El riesgo de que todo sea por nada. La otra posibilidad es: no, esto tiene que tener sentido. Si no, nada tiene sentido, da lo mismo la Bolocco que Teresa de Calcuta. El criterio sería el poder.

Volviendo al ejemplo, si hay tapones, es porque tiene que haber botellas.

Dios nos salva de la idea de que todo sea por nada. Dios es la botella del ejemplo.

¿Cuál es el contenido de esa botella?

2.- Unitatis Redintegratio: El Concilio Vaticano II es un documento de ecumenismo, reconoce la verdad de todas las variantes del cristianismo.

Este documento dice que al confrontar las doctrinas, incluso al interior del catolicismo, hay un orden o jerarquía de dichas verdades. No todas las verdades valen lo mismo, no todos los dogmas valen lo mismo, es más lo que nos une que lo que nos separa. Al jerarquizar, obtenemos criterios de unidad. Jerarquizar también en el tiempo. La biblia es un proceso de relación en el tiempo que se va dando en forma progresiva. Hay un proceso, porque así funciona el desarrollo de las cosas, de la historia, de la vida.

El fundamento de la fe cristiana es la muerte, la vida, la convivencia.

Viene el derrumbe de la torre de Babel,  surge Abrahám. Vienen las promesas de Dios. Estas promesas culminan en la salvación, Jesús (salvador) cumple las promesas, de la muerte a la vida, la convivencia es Pentecostés.

Esa es la esencia salvífica del cristianismo.

3. Los lenguajes. Siempre son limitados. El 170 del Catecismo Católico dice que: “No creemos en las fórmulas, en los enunciados dogmáticos, sino en las realidades que la fe nos permite “tocar”. ¿Dios es eternamente padre?¿O es madre? ¿O está marcado por una cultura patriarcal? Entonces, más que los enunciados literales, lo que vale es la realidad que quiere significar.

Lo unívoco es lo que yo conozco y lo aplico a algo igual, no me equivoco, pero si aplico un concepto a otra realidad, es un concepto equívoco. Pero lo que decimos de Dios es equívoco, pero no es puramente equívoco sino análogo.

Lo que decimos de Dios por ejemplo; que es inefable, infinito, inmenso , etc. dice Tomás de Aquino, son conceptos unívocos. Pero que es lo infinito, lo que no es finito; entonces sería teología negativa. Entonces en el credo hay una mezcla de lenguaje, entre unívoco y equívoco. Entonces la genialidad de Tomás de Aquino fue aplicar la analogía, para eso hay que corregir: Dios es padre, en el sentido del concepto más universal de lo que es ser padre y ser madre.

Dios es “omnipotente” es una idea humana aplicada a Dios, porque en el mundo aplicamos el poder. La eminencia desborda en la aplicación.

La palabra de la revelación trasciende toda imágen.

Los ateos no dejan de tener razón al pensar que el hombre ha creado a Dios. La palabra revelada no es sacralizar al narcisimo, no está al servicio del poder.

Esta realidad la conocen bien los místicos. Recomiendo leer un análisis de la religión, que se plantea ( Rudolph Otto, “Lo santo”).

El entiende 4 categorías:

  1. Lo numinoso: El sentimiento es de no autonomía, hay un fundamento del ser que es trascendente al ser. Eso es una experiencia numinosa.

Es el experimentar una experiencia numinosa.

2. Lo tremendum es el temor sagrado, variado del mismo numen.

3. Misterio. El místico es aquel que ve la espalda de Dios. La vida es para buscar a Dios, la muerte es para encontrarlo (Padre Hurtado).

4. Fascinación. El cielo es fascinante, Dios siempre será más, el cielo no es estático, será un fondo sin fondo. El cielo no es aburrido, no es que sea más entretenido la reencarnación continua. Es lo contrario a la moda, de ir cambiando modos para no aburrirse, aunque al final te aburre igual.

DESAFÍO INTERRELIGIOSO EN EL CONTEXTO REGIONAL DE LA ARAUCANÍA.

Fernando Zúñiga, Dr. en linguística comparada, entre muchos otros títulos, escribió un libro sobre el lenguaje mapudungún. Habla sobre la riqueza oral del mapudungún.

 

 

TODOS A BUENOS AIRES!!!!!

Hola,

Todos los mediadores de Chile invitados al siguiente evento:

CONFERENCIA: CUERPO Y APEGO EN EL SIGLO XXI – Actividad no arancelada

Miércoles, 24 de mayo de 2017 desde las 11:00 hasta las 13:00 (ART)

Julián Alvarez 1933 – Ciudad de Buenos Aires

ACTIVIDAD SIN COSTO DE INSCRIPCIÓN

Ver mapa

CUERPO Y APEGO EN EL SIGLO XXI 

Conferencia Actividad no arancelada

CONFIRMA TU PARTICIPACIÓN AQUÍ

Pasajes en Latam: $174.666 ida y regreso, clase económica.

Vicisitudes del erotismo: una mirada desde la teoría del apego

Autora: Lic Maria Casariego de Gainza

Comentador: Lic Gloria Abadía

Coordinadora: Deborá Slonimski

Miércoles 24 de mayo 11 hs

Actividad no arancelada

ASOCIACIÓN ESCUELA ARGENTINA DE PSICOTERAPIA PARA GRADUADOS

Julián Álvarez 1933 Ciudad de Bs As

Difundir este evento en Facebook y Twitter

¡Ojalá puedas venir!

Saludos,

ASOCIACIÓN ESCUELA ARGENTINA DE PSICOTERAPIA PARA GRADUADOS